SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

¿Tu primera visita a Contagiate de Salud

Descubre todo lo que podemos ofrecerte para ayudarte a conseguir una salud plena. Gracias por visitarnos!

¿Cansado de dietas? VIVE MAS, PESA MENOS

Reserva tu plaza y acude a nuestro taller presencial en Madrid donde descubrir todas las claves para gestionar tu peso para siempre

El Coaching de Salud como herramienta de cambio

Descubre lo que las sesiones de Coaching de Salud puede hacer por tí y tu salud

Únete a Contagiate de Salud y recibe 2 regalos

Suscríbete a nuestra lista y recibe los dos primeros capítulos de nuestro libro Contagiate de Salud y además, consigue un Cupón 2x1 para cualquier de nuestros talleres.

9 de diciembre de 2009

Flexibilidad mental

Tendemos a pensar que los problemas están fuera de nosotros, en los demás. "Es un borde, no me escucha, no tiene paciencia, etc, etc", cuando a veces la realidad suele ser otra bien distinta. Haz la prueba y rétate a tí mismo. Intenta disociarte cuando te sobrevenga una situación de este tipo y pregúntate... ¿qué le quiero transmitir? ¿qué hay detrás de su actitud? ¿cómo me atendería mejor..?

En realidad, te darás cuenta de que muchas veces nosotros construimos parte de la barrera que nos impide poder fluir con determinadas personas que, en el fondo, solemos apreciar.

Como ejemplo pienso en la relación padre-hijo en la que se suele oír la queja: "no entiendo a mi hijo, no me escucha..." cuando él mismo acaba de definir el problema y probablemente todo sería más fácil si lo intentase al revés, "¿por qué no le escucho yo primero a él?".

El arte de indagar y preguntar en lugar de juzgar y afirmar se consigue entrenándolo, es revelador y se va consolidando por sí mismo cuando observas sus resultados. Tu interlocutor, por otro lado, a parte de pensar mucho mejor sobre ti "vaya... no me está echando un sermón", te apreciará mucho más y puedes asegurar que ganarás más confianza para que se pueda abrir más a ti.

Los consejos y advertencias sin intentar entender a la otra parte pueden ser acciones inservibles. En realidad el problema no es que esta persona le falte interés, sino que quizá nosotros estamos utilizando un acercamiento que él no puede entender. Es preciso comprender bien para luego diagnosticar y poder aconsejar, por ello...
  • En cualquier relación personal procura entender tú y sólo después, procura que te comprenda él.
  • Se flexible al escuchar y expón tu postura con determinación pero sin obstinación, no se consigue nada y además, te deja muy mal cuerpo.
  • La persona con más variabilidad de opciones es la que acaba controlando la situación y consigue un menor desgaste físico.

Y aquí va la reflexión para la semana: si no te gusta lo que percibes... pon más atención sobre lo que emites y sobre todo en ¡como lo emites! y observa los resultados.


6 de diciembre de 2009

Como prevenir gripes y resfriados


Los catarros son la causa número uno de las visitas al médico y del absentismo ya sea escolar o laboral. Se estima que la mayoría de los adultos sufrimos de 1 a 4 resfriados al año, de media.
¿Pero, por qué empezamos a enfermar con más frecuencia en otoño?
Es probable que hoy en día en cuanto nos sobrevengan alguno de los síntomas típicos de resfriado o gripe ya sea dolor de cabeza, moqueo, malestar general, tos, etc., nuestros síntomas se puedan achacar a la llamada gripe A. Sin embargo, hay que saber que el riesgo de que esta sea la causante de nuestra enfermedad, es relativamente bajo. Se calcula que hay un rango de probabilidades que van de un 3 a un 17% de que la infección sea provocada por un virus de la gripe (o influenza), siendo de un 83 a un 97% de las veces, causada por otro tipo de virus o bacterias.
Por otra parte, a medida que bajan las temperaturas comenzamos a pasar más tiempo dentro de casa y menos tiempo al sol. Esto da lugar a un descenso en nuestras reservas de vitamina D y comenzamos a ser más aptos para el contagio de virus de unos a otros. Ello no significa que estos virus oportunistas aparezcan mágicamente en ciertas épocas del año; viven y están a nuestro alrededor, de hecho convivimos con múltiples clases de microorganismos y todos ellos se mantienen a raya hasta el momento en que nos vemos más debilitados y sensibles. Es nuestra capacidad de defendernos en realidad, la que cambia con las estaciones.
Mucha gente cree que los resfriados y gripes que les sobrevienen son causados por bacterias pero esto es un error. La mayoría de resfriados y gripes son ocasionados por virus y utilizar antibióticos es algo completamente inefectivo además de poder dañar nuestro equilibrio intestinal que es donde se fragua nuestra salud.
Los virus son mucho más pequeños que las bacterias y tienen una estructura completamente distinta que hace que los antibióticos sean inservibles para su control (sí, va a haber ocasiones en las que puede ser necesario utilizarlos ya que puede existir una infección secundaria a nuestro estado, bien sea sinusitis, bronquitis/neumonía, pero estos casos son más raros). También deberíamos saber que aunque los virus desencadenan los resfriados y las gripes, éstos no son la verdadera causa de la enfermedad.
¿Entonces… cuál sería la verdadera causa?
La verdadera causa en la mayoría de las ocasiones es el hecho de que nuestro sistema inmunológico está debilitado, que carece de capacidad de reacción para repeler el contacto viral. Otro dato de cada vez más peso a nivel científico demuestra que una causa subyacente sería la deficiencia de vitamina D. Cuando tenemos unos niveles muy bajos de esta vitamina, nuestra respuesta inmunológica se ve debilitada y vamos siendo más susceptibles a gripes, resfriados y otras infecciones respiratorias.
Y ¿cómo se van debilitando nuestras defensas?. Aunque el origen es diverso, el hecho de tener nuestro sistema inmunológico debilitado, suele provenir de una o varias de las siguientes razones:
  • Deficiencia de vitamina D
  • Exceso de azúcar blanca o harinas en substitución de comidas frescas y nutritivas
  • No disfrutar de un sueño reparador o no dormir suficientes horas
  • No hacer nada de ejercicio
  • Acúmulo y manejo inadecuado de estrés diario
La vitamina D es un agente que produce de 200 a 300 péptidos antimicrobianos diferentes en el cuerpo capaces de mantener a raya a bacterias, hongos y virus. La mejor fuente de vitamina D es la exposición directa al sol, pero muchos de nosotros no tenemos la posibilidad de dar paseos al sol durante el invierno, con lo cual, nuestras opciones se ven reducidas a aumentar el consumo directo de vitamina D a través de la alimentación (leche, yema de huevo, aceites presentes en el pescado azul, salmón y algunas setas) o tomándola en suplementos vitamínicos.
Siendo poco extremista, creo en las elecciones saludables como hábito de vida, pero también en poder disfrutar de la vida celebrando con algún exceso de vez en cuando. Dicho esto, cuando inevitablemente sintamos alguno de los síntomas originados por alguno de estos seres invisibles, podemos echar mano de suplementos naturales que pueden ayudarnos a frenar el progreso de las gripes y resfriados, sobre todo, si lo hacemos desde los primeros síntomas:
Vitamina C: un potente antioxidante. Utiliza las fuentes naturales como la acerola y zumos de naranja y otras frutas o vegetales de color rojo.
Própolis: una resina producida por las abejas y uno de los agentes antimicrobianos de mayor espectro en el mundo. También es una fuente de ácido caféico y apigenina, 2 componentes que aumentan nuestra respuesta immune.
Equinácea: sustancia capaz de ayudarte a recuperarte de los resfriados y los catarros menores rápidamente. La equinácea fue el remedio número uno para los resfriados y las gripes en Estados Unidos hasta que fue desplazada por los antibióticos. Irónicamente, los antibióticos no son efectivos para los resfriados, mientras la equinácea parece ofrecer ayuda real. La equinácea permanece como el remedio principal para las infecciones respiratorias en Alemania, donde se expiden más de 1.3 millones de recetas cada año.
No todos estos compuestos tienen la misma eficacia, todo depende de su origen y elaboración. Por ello, echa siempre mano de tu ayuda experta o consúltanos.
Lo dicho ¡buen control de tu salud para este invierno!

2 de diciembre de 2009

Sanidad suspende en información

Siempre se ha hecho alarde de la calidad de la sanidad “gratuita” de la que gozamos en España, pero junto con Grecia e Irlanda, adolecemos de algo fundamental para que esta percepción sea más realista. Según un informe anual sobre calidad sanitaria realizado a los consumidores europeos Euro Health Consumer Index, una de las faltas graves de este sistema es la información al paciente. Aunque en nuestro país el paciente tiene derecho a leer sus informes médicos, las organizaciones españolas de pacientes dieron las respuestas más negativas entre los 33 países analizados sobre la información a los pacientes. “La excesiva jerarquización del sistema y la falta de transparencia hace que los pacientes tengan poca información y, por tanto, menos posibilidades de decidir sobre su salud”.

De los 1.000 puntos posibles que se consideran la excelencia sanitaria, hemos obtenido una puntuación de 630. El primer puesto ha sido para Holanda, con 863 puntos. También y según este informe de calidad sanitaria, España desciende tres peldaños en relación a 2008 y pasa al puesto 21 en la lista de los 33 mejores sistemas de salud europeos. No conozco el sesgo por el que los afectados por estas notas penalizan el informe, pero, en este caso, me quedo con los datos que afectan al paciente.

Para realizar este ranking se evaluaron:

Los derechos y la información al paciente

Los servicios on-line entre profesionales médicos, laboratorios y pacientes

El tiempo de espera para tratamientos comunes

Los resultados de la atención médica

La generosidad del sistema en cuanto a mamografías, transplantes, etc.

El acceso a los medicamentos

Lo cierto es que cuando viajas, sueles pensar que lo de casa no está tan mal, y lo suyo nos cuesta.., pero “no solo de fama vive la salud española” y esta puntuación debería hacernos pensar en la situación real a la que nos enfrentamos cuando nos diagnostican un problema de salud y cómo podemos reclamar ese apoyo necesario para poder involucrarnos más en las decisiones que afectan a nuestra propia salud.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...