SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

¿Tu primera visita a Contagiate de Salud

Descubre todo lo que podemos ofrecerte para ayudarte a conseguir una salud plena. Gracias por visitarnos!

¿Cansado de dietas? VIVE MAS, PESA MENOS

Reserva tu plaza y acude a nuestro taller presencial en Madrid donde descubrir todas las claves para gestionar tu peso para siempre

El Coaching de Salud como herramienta de cambio

Descubre lo que las sesiones de Coaching de Salud puede hacer por tí y tu salud

Únete a Contagiate de Salud y recibe 2 regalos

Suscríbete a nuestra lista y recibe los dos primeros capítulos de nuestro libro Contagiate de Salud y además, consigue un Cupón 2x1 para cualquier de nuestros talleres.

10 de octubre de 2012

La dieta sin gluten, ¿moda o necesidad?.


Cada vez es mas frecuente encontrar establecimientos y restaurantes donde comprar alimentos “libres de gluten”.


Y es que muchas personas han decidido eliminar el gluten por completo de su dieta, con el convencimiento de que es malo para la salud, les hace engordar o les hace daño. 

Todo ello ha derivado en una nueva moda, aunque sea una necesidad de salud para muchas personas diagnosticadas como celiacas, que no toleran la proteína del gluten que se encuentra en el trigo, la cebada o el centeno.

Leía en un semanal que incluso el gobierno americano ha realizado una encuesta  entre usuarios para saber si es una moda o una necesidad, concluyendo que cerca de 2 millones de americanos tendrían ese diagnóstico, aunque muchos de ellos lo desconozcan.

La industria alimentaria cada vez es mas consciente de esta tendencia antigluten y son unos de los productos que más crecen en los supermercados, junto con restaurantes, cadenas de comida, panaderías etc. que  recurren a masas elaboradas con harina de arroz o maíz. El problema es que estos productos siguen teniendo un precio elevadísimo en comparación con los de  trigo o cereales convencionales.

La enfermedad celiaca presenta molestias digestivas, migrañas, distensión abdominal, cansancio, etc. y lo que es mas importante, una mala absorción de los nutrientes de la comida con los efectos que conlleva para la salud. El diagnóstico puede cambiar la vida (según testimonio de una persona diagnosticada a los 30 años).

A parte  de  este hecho, existen muchas personas que se quejan de que toleran mal el gluten, y los expertos empiezan a ver sentido a sus sensaciones, podrían tener lo que se conoce como “sensibilidad  al gluten”, tienen síntomas reales aunque den negativo en los test y no tengan los intestinos deteriorados.

Los problemas de celiaquía varían mucho de una persona a otra y se atribuyen muchas veces a otros problemas de salud. Además existe la falsa creencia de que es un trastorno que solo afecta a niños y no se da en personas adultas, que es una enfermedad rara.

La comida rápida y los alimentos procesados suelen contener gluten.
Puedes encontrar gluten en: cereales, harina, almidones modificados, fécula, amiláceos, fibra, espesantes, sémola, proteína vegetal, malta, levadura, especias y aromas.

Es hora de tomar conciencia  de este problema de salud. Si deseas saber más contacta con la asociación de celiacos www.celiacos.org


Fuente: mujerhoy.com

5 de octubre de 2012

Cambio de hábitos para la Salud en 7 pasos

La persona que ha sufrido un evento cardiovascular tiene el reto de recuperarse y cumplir con su tratamiento médico. Otra dimensión clave para su rehabilitación, tiene que ver con sus hábitos de vida, sus rutinas de ejercicio, alimentación, etc. y también su salud psico-emocional. Si has sufrido algún episodio isquémico o cardiopatía, el portal  Psicocardiología, impulsado por la psicóloga y rehabilitadora Celia Ramos, te aportará fantásticos consejos, videos y artículos para ayudarte a superar la enfermedad y te dará ideas para mejorar tu calidad de vida y evitar potenciales recaídas.  Os invito a pasar por su  blog, donde hemos publicado el siguienet post.©

Cambio de Hábitos para la Salud en 7 Pasos

Y ¿qué es un hábito?, puedes preguntarte. La respuesta es sencilla; es la repetición de un comportamiento dado en el tiempo. El hábito se asocia a hacer algo de forma automática, en la mayoría de las ocasiones, de forma inconsciente. Existen hábitos que son beneficiosos para nosotros; dar las gracias, cepillarse los dientes después de comer, etc., sin embargo, existen otros perjudiciales ya que pueden dañar nuestra salud física y mental; comer alimentos no recomendables, fumar, pensar negativamente, etc.

Lo ideal, sería poder elegir cada comportamiento de forma consciente, ¿no os parece? Pero, muchos hábitos comienzan de forma accidental o por imitación, y al tenerlos incorporados ya en nuestra rutina, los realizamos de forma automática.

Decidir  dejar de fumar, dejar el café, etc. es una decisión difícil ya que la insistencia en esta costumbre nos termina cegando. Es como cuando vas por una carretera y te vas adentrando por un lugar que no te convence, avanzas y avanzas más, hasta que cada vez resulta más difícil dar la vuelta.

La buena noticia es que ¡¡los hábitos se pueden cambiar!!.
A través de los hábitos nuestro cerebro se programa para actuar en piloto automático, en la comodidad y en la rutina. Así, actuamos repetitivamente, sin creatividad. En estudios realizados se observa que el cambio de hábitos saludables, por pequeños que éstos sean, nos permite salir de la rutina convirtiéndose en un motor que reactiva capacidades y aumenta nuestra autoestima.

Sólo hay que saber como generar nuevas conductas para poder incluirlas en nuestra rutina. Cuando realizamos una nueva conducta, ésta ocasiona una respuesta en el hipocampo y con la repetición va generando un nuevo camino neuronal, hasta que se automatiza.

Pero ¿que pasos, de forma práctica, pueden ayudarnos a generar un nuevo hábito?
No es tan difícil, sobre todo si sigues estos consejos:

1º.    En primer lugar identifica el hábito nocivo que quieres dejar, toma conciencia del hábito inadecuado. Quizá desees dejar de fumar, de picar dulces entre horas, etc.

2º.   Identifica los desencadenantes del hábito que quieres desterrar. El mal hábito ¿se dispara en situaciones concretas, cuando estás en compañía o solo?, por ej., tomas mas café cuando te sientes aburrido, estresado, etc.

3º. Define el nuevo hábito que quieres comenzar. Si quieres dejar de fumar, tienes que decidir que otro hábito sustitutivo vas a realizar cuando se disparen las ganas de encender ese cigarrillo después de comer. Por ejemplo, tomar un te verde calentito y dar un paseo de diez minutos respirando conscientemente.

4º.    Imagínate a ti mismo realizando el nuevo hábito. Si ni siquiera te puedes imaginar haciendo el cambio que te propones, va a ser difícil que lo consigas. Todo cambio comienza el la mente, por tanto, visualízate:¿dónde comienzas, como lo desarrollas, que sensaciones te produce…? y compromete a fortalecer esa nueva conducta.

5º.    Medita sobre el beneficio de realizar este nuevo hábito para ti y tu entorno. (Importante: asegúrate de que un hábito que deseas cambiar tú y no un deseo de un tercero).

6º.    Date cuenta de los progresos que hagas aunque sean pequeños y reconócetelos. Celebrar conscientemente los logros proporciona un aumento de dopamina en el cerebro (neurotransmisor asociado al placer), que tiene como resultado un sentimiento de confianza, impulsa la energía y recarga las pilas de la voluntad. Nuestros cerebros están diseñados para minimizar el peligro y maximizar la recompensa. Así que si enseñas a tu cerebro que una nueva acción resulta en una ganancia, le animarás a buscar esa recompensa, más y más.

7º.    Practica, practica, y practica, el nuevo comportamiento irá creando una nueva conexión en el hipocampo cerebral, hasta que se automatice y funcione de forma inconsciente.

Sobre todo, ¡decide cambiar para estar mejor!

 ¿Cuál es el hábito numero uno que quisieras abandonar hoy mismo y qué nuevo hábito vas a crear para sustituirlo?

1 de octubre de 2012

¿Conoces el peligro de la resistencia a la insulina?

Un factor peligroso para la salud, cada vez más diagnosticado en las consultas médicas, se caracteriza por el comienzo de la resistencia a la insulina, que aumenta la probabilidad de desarrollar la enfermedad conocida como diabetes tipo 2

Existe un dato que llama poderosamente la atención en la evolución mundial de enfermedades y es que la cifra de adultos con diabetes ha aumentado exageradamente entre los años 1980 y 2008 (de 153 millones a 347 millones, Datos OMS), además, estos números han seguido aumentando durante estos años y lo harán más aún según previsiones venideras.





 ¿Que importancia  tiene "este síntoma"?

Las personas que comienzan a presentar resistencia a la insulina, tienen riesgo de desarrollar diabetes, pero, como es posible leer recientemente en la prestigiosa revista “MayoClinic Health Letter”, se puede prevenir la resitencia a la insulina y la pre-diabetes, y evitar de esta manera el desarrollo de la diabetes.No todo está perdido si comienzas a sufrir resistencia a la insulina y sospechas que una enfermedad puede estar al acecho.

¿Como se origina la resistencia a la insulina?

Explicado de forma muy sencilla  en las personas con resistencia a la insulina, las células no responden a la insulina ni a la glucosa (combustible del cuerpo), como resultado, su cuerpo produce más insulina para superar esta resistencia. Con el tiempo las células se vuelven más resistentes y el cuerpo no puede mantener el nivel de producción de insulina, de modo que  los niveles de glucosa en sangre suben y es cuando aparece la diabetes.

Que factores aumentan el riesgo de resistencia a la insulina y la pre-diabetes

- Un estilo de vida poco saludable, es un factor de  riesgo para desarrollar diabetes. No hacer ejercicio, consumir grasas saturadas, y fumar son las principales conductas que están sumando puntos a la probabilidad de padecer una diabetes.

- La obesidad, en especial el exceso de grasa alrededor del abdomen es otro factor de riesgo que puede modificarse fácilmente para evitar desarrollo de diabetes tipo 2.

Existen cada  vez más fármacos que pueden tratar la diabetes tipo 2 (metformina, antidiabéticos orales, etc.) pero lo mejor, es saber que podemos prevenir, actuar a tiempo y desde uno mismo.

Como prevenir la resistencia a la insulina y prevenir la diabetes 

Si tienes antecedentes de diabetes, o tu médico te ha advertido de la resistencia a la insulina, comienza a cambiar y seguir estos 4 consejos para reducir el riesgo de padecer esta enfermedad en el futuro y estropear tu calidad de vida:

- Lleva una dieta saludable
- Realiza actividad física
- Mantén un peso ajustado a los límites normales y evitar el sobrepeso u obesidad
- Abandona el tabaco

¿Sabes  por donde te gustaría empezar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...