SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

¿Tu primera visita a Contagiate de Salud

Descubre todo lo que podemos ofrecerte para ayudarte a conseguir una salud plena. Gracias por visitarnos!

¿Cansado de dietas? VIVE MAS, PESA MENOS

Reserva tu plaza y acude a nuestro taller presencial en Madrid donde descubrir todas las claves para gestionar tu peso para siempre

El Coaching de Salud como herramienta de cambio

Descubre lo que las sesiones de Coaching de Salud puede hacer por tí y tu salud

Únete a Contagiate de Salud y recibe 2 regalos

Suscríbete a nuestra lista y recibe los dos primeros capítulos de nuestro libro Contagiate de Salud y además, consigue un Cupón 2x1 para cualquier de nuestros talleres.

31 de mayo de 2013

Tabaco no!, gracias.

Si erradicáramos el tabaquismo probablemente eliminaríamos una de las causas más importantes de enfermedad y muerte que sufre nuestra sociedad. 

Hoy la Organización Mundial de la Salud, celebra hoy el DÍA SIN TABACO!. Una buena excusa para probar a sentirnos libres de la adicción y malos hábitos que suele asociar el tabaco.

El tabaco causa graves enfermedades y reduce la calidad y duración de la vida de quien fuma. Cada 8 segundos muere una persona por consumo de cigarros y la mitad de los jóvenes empiezan a fumar en la adolescencia morirán prematuramente a causa de este hábito.

Como exfumadora desde hace ya muchos, muchos años, se la fuerza que tiene el estar enganchada a ese vicio. Afortunadamente, también se que es fácil dejarlo si te lo propones y desenmascaras esa especie de trampas que has grabado subconscientemente durante tiempo, para seguir dañándote sin sentido.

Las secuelas que ocasiona el tabaco en la salud son devastadoras y perduran durante mucho tiempo. Yo puedo decir que después de años sin fumar tengo otra resistencia, siento un cuerpo más vivo y tengo mas salud!

Solemos comenzar a fumar de acuerdo a creencias erróneas, inseguridades, dudas asociadas a  “lo bueno” de las sensaciones del humo, y una vez que estamos en el mal hábito, nos olvidamos de todo el mal que nos hace a nosotros mismos y a los que nos rodean.

RECUERDA: Cada cigarro que fumas es mas dañino que el anterior.

Casi todos los exfumadores coinciden en que al dejar el hábito experimentas casi de inmediato una mejora de la calidad de tu vida. Además:

1. Proteges tu salud; un gran tesoro. Te encuentras más ágil y con más resistencia
2. Te proteges de sufrir enfermedades derivadas del tabaco (a ti a los tuyos)
3. Mejoras tu economía; ahorras dinero tanto en comprar ,como en ir de médicos
4. Facilitas tu integración social; cada vez es más común el rechazo de la sociedad al hábito de fumar.

¿Te planteas reducir  la cantidad de tabaco que fumas? ¿Crees que es fácil dejar el tabaco sin apoyo?


28 de mayo de 2013

¿Te has sentido alguna vez Ahogado en tus Emociones?

Sentir emociones es una de las principales características del ser humano. Somos seres vivos, emocionales y racionales, en este orden.

Solemos escuchar que hay que saber controlar las emociones y no al contrario, pero el caso es que esta teoría no suele funcionar  y si lo hace, los resultados que ocasiona no son nada saludables. El mandato interno de “tengo que controlarme" nos estresa.

Muchas personas han sido educadas en ocultar, reprimir o exagerar ciertas emociones. Menos frecuente es haber vivido la posibilidad de reconocer, aceptar y contener el malestar que algunas de las emociones  mas negativas nos generan. Suelo atender a personas que se sienten como barco a la deriva arrastradas por su mar emocional  y que  han terminado llevándolas hasta lo mas hondo.


¿Te has sentido alguna vez ahogado en tus emociones?

Cuando descubrimos que habitamos varios cuerpos y que uno de ellos es el emocional, podemos comenzar a atenderlo como es debido. Éste cuerpo se comunica mediante la emoción.

Una emoción es energía interior y como toda energía desarrolla un poder que hay que saber canalizar. En el caso de las emociones este poder impacta nuestro estado de ánimo, nuestro pensamiento y comportamiento.

Cuando una respuesta emocional se repite en el tiempo puede convertirse en un hábito. En muchos casos el hábito es bueno, por ejemplo, si siento la emoción de sorpresa cuando alguien estornuda y le digo "Jesús", no hay nada malo en ello... ;-) Pero si por ejemplo tengo la costumbre de comer galletas cuando estoy aburrida y la forma de cubrir esta emoción se transforma en hábito, puede desembocar en problemas de salud como trastornos de la alimentación u otras enfermedades.

Y ¿de que manera saludable puedo cubrir mis emociones?

Es fundamental que al igual que aprendimos a taparnos cuando sentimos frío o a beber agua cuando nos sentimos sedientos, aprendamos a hacernos cargo de nuestras propias emociones.

Si por ejemplo siento  “rabia” lo mejor que puedo hacer es asumir que la tengo. De esta forma me separo de ella y la puedo observar. Una vez que acepto esa rabia puedo reflexionar sobre que pensamientos o experiencias han podido generar esa emoción e incluso corporalizar su mensaje (un tema que da para mucho más que este breve post).

La cuestión mas peligrosa en la gestión emocional es que si me dejo llevar por ella, puedo decir o hacer cosas de las que luego me arrepienta. Y si por el contrario reprimo la emoción, me puedo hacer aún mas daño al negar la atención que está requiriendo.

¡¡Hay algo que es necesario en mi y necesita ser atendido!!.

Quizá se entienda mejor con un ejemplo. Si es común en mi sentir rabia ante una situacion, ¿que puede estar indicándome esta emoción? Tal vez que sea menos exigente con alguien que está a mi cargo en el trabajo, que necesito pedir ayuda en casa o poner límites a alguien en un conflicto, etc.

Las emociones aparecen para alertarnos pero también son muy adictivas. Solo pensar en emociones como la alegría, la satisfacción, la sorpresa, etc. nos puede seducir tanto que busquemos permanecer frecuentemente en ellas. Y al contrario, también el miedo, el enfado, la tristeza, etc. pueden proporcionarnos beneficios que resguardan nuestra identidad, posición, imagen, etc. y hacer que permanezcamos en ellas cuando, en el fondo, nos pueden estar dañando.

Existen emociones que han quedado fijadas en nuestro inconsciente. Una simple palabra, recuerdo o comentario, puede hacer que vuelvan a ejercer su efecto positivo o negativo en nosotros. En este sentido, muchas emociones “mal archivadas” necesitan reconocidas a nivel consciente para que dejen de actuar negativamente en nuestro cuerpo. De este modo, puedo comenzar el camino del aprendizaje, el crecimiento y la salud emocional.
 
Reconocer las emociones es saber ponerlas en conocimiento del capitán del barco (mente consciente) para poder viajar en armonía con el viento (mente inconsciente) que impulsa las velas de la vida. O el capitán aprende a entender el viento y a usarlo a su favor, o no llegará muy lejos.

Y tu, ¿reconoces o te ahogas en tus emociones?. 


23 de mayo de 2013

Como el Coaching de salud ayuda a un adolescente con baja autoestima y sobrepeso (CASO PRÁCTICO)

Lo que importa es el interior.
A esta convicción se llega antes o después. Distinto es la situación que viven muchos adolescentes que influidos por el entorno, la familia, las redes sociales, etc. sobredimensionan su imagen generando una percepción muy negativa de si mismos que impacta en su desarrollo saludable.



Caso real

Hoy quiero compartir el caso de Susana, una chica adolescente de 15 años con la que trabajé en un proceso de Coaching de Salud. Sus padres me llamaron porque estaban preocupados por su mala alimentación y su peso, y preferían prevenir problema a tiempo que luchar contra una más que probable obesidad futura.

Indicarle lo que era mejor para ella ( “come menos, haz algo de ejercicio, sal mas…etc.”) no les estaba dando resultados, y solo generaba enfrentamientos y discusiones.

Descubrimiento

Susana había crecido en un entorno donde se resaltaba mucho el aspecto físico (su madre trabajaba en una revista de moda) y había adquirido la creencia de que “la comida era algo prohibido para conseguir estar bella”. Sus padres trabajaban mucho y, aunque querían estar cerca de ella, no tenían tiempo para comer en familia entre semana. Susana se tomaba lo que había preparado para comer y casi siempre,.. mucho mas!. Cuando comenzamos la fase de “descubrimiento” la chica comenzó  a dejar salir mucho enfado, vergüenza, rabia, sentimientos contradictorios con respecto a ella y su cuerpo, contra su madre y sus dificultades en casa. 

Hábitos

Tocaba revisar su entorno, como éste favorecía sus rutinas saludables, su alimentación y sus hábitos de sueño. El desequilibrio entre lo que la adolescente comía, lo que dormía y como cuidaba a su cuerpo estaban afectando a su ánimo y su salud. Demasiado refresco,  azúcares, bollos etc., demasiada  TV y escasa vida social (real). Al mismo tiempo, se dio cuenta de cómo estaba atrapada en la comida emocional, en un deseo por escapar de la presión de tener una imagen poco realista (y a veces manipulada) de si misma, al compararse constantemente con estándares de belleza irrealistas. Por ello utilicé diferentes dinámicas que le desvelaron sus fortalezas y talentos, y que le ayudaron a que comenzase a ver que podía valorarse más allá de su aspecto físico.

Familia

El trabajo con la madre fue especialmente importante, ya que pasaba mucho tiempo  fuera de casa. Uno de los hábitos que comenzó a practicar es el de desayunar con su hija antes de irse al trabajo. Fue importante descubrir que su misión no era esconderle los dulces o regañar a su hija cuando desaparecían las galletas, eso era totalmente contraproducente, sino comenzar a planificar y convertir su hogar en un lugar donde se pudiesen escoger alimentos saludables y se planificasen y respetasen las horas de las comidas.

Reprogramación subconsciente

Hacer el ejercicio mental de construir una imagen positiva de una misma, descubrir lo bueno que había en ella, entrenar su autoeficacia a través de pequeños retos, etc. le dio el sentido que buscaba para atender mejor también a como y que comía.  Estar demasiado centrada en su aspecto físico había hecho que Susana pasase por alto múltiples actividades y cualidades positivas de su alrededor y de sí misma.

Plan de acción

¿Qué cosas brotaban de Susana sin esfuerzo? A través de dinámicas de coaching corporal aparecieron cualidades como su flexibilidad, su coordinación, sus ganas de fluir, etc. De hecho, pronto comenzó a asistir a clases de patinaje y conoció una amiga de la que ahora no se separa.

También iniciamos un proceso de reeducación de sus hábitos de comida. El hecho de que ella decidiese abandonar los refrescos ayudada de técnicas específicas de liberación emocional, reorganizase su desayuno saludable, practicase la alimentación intuitiva, etc. tuvo un efecto inmediato sobre su peso. Perdió 9 kg en 6 meses lo cual hizo que se animase mucho a la hora de comprarse nueva ropa y sintiese aumentada la seguridad  en si misma.

Resultado

Susana descubrió que cambiar sus hábitos le proporcionaba un cuerpo más fuerte, estilizado y sano, y le ayudo a fortalecer su identidad. Su madre me comentó que además sus hábitos higiénicos como lavar sus dientes  regularmente, llevar ropa limpia, etc. también habían mejorado.

El cambio de enfoque de la comida a la búsqueda de su autoaceptación y el cambio de hábitos fueron los escalones para que Susana y su madre pudiesen mirar por encima de sus críticas y descubriesen que cuidarse y potenciar las aptitudes de cada persona, hace que el cuerpo responda amablemente.










21 de mayo de 2013

12 Consejos CLAVE para Mejorar tu Alimentación y tu Peso

Si hay una conclusión a la que he llegado después del estudio e investigación en salud y bienestar, es que la alimentación conforma el 50% de nuestra salud. 


Es común que se nos olvide el sabio refrán que aconseja: "Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo",  ya que solemos caer en excesos sin pensar y comemos todo aquello que nos apetece.

Sin embargo, mejorar la alimentación no es tan difícil. Si integras estas sencillas pero potentes pautas de alimentación en tu día a día, tu salud aumentará exponencialmente, bajarás de peso y poco a poco sentirás la energía que necesitas para la vida.

12 REGLAS CLAVE PARA ALIMENTARTE BIEN Y TENER MAS SALUD

1.         Haz del AGUA tu bebida principal. Al levantarte, entre horas, después  del ejercicio, para acompañar tus comidas, en infusión.  Por el contrario, modera el consumo de bebidas  alcohólicas que suelen acompañarse de refrescos con exceso de azúcares, sodio, etc. deshidratan y llenan de calorías vacías.

2.         Asegúrate una alimentación variada en la que incluyas verduras, frutas, proteínas, cereales y grasas saludables en la proporción adecuada.

3.         No te saltes el desayuno. Realiza un desayuno completo que incluya cereales complejos, algún alimento crudo y proteínas suficientes.

4.        Incluye vitaminas y minerales en tu dieta a través de la fruta y los frutos secos, tomándolos como tentempié y mejor disociadas de las comidas principales.

5.         Reduce el consumo de productos refinados (azúcar, harina, sal), favorecen el sobrepeso y el estreñimiento.

6.         Come regularmente. Realiza de 4 a 5 comidas diarias. De este modo acelerarás tu metabolismo, regularás tus sensaciones de apetito y saciedad. 

7.         Mastica despacio. Saborea los alimentos y observa  las porciones. La consciencia repercute en la cantidad que comemos, el efecto saciante de la comida y el aprovechamiento de lo que comas.

8.         Utiliza cocciones ligeras que no destruyan los micronutrientes. Cocina los alimentos al vapor, al horno o a la plancha. Evita los fritos y rebozados en exceso.

9.         No existen ni alimentos que "adelgacen" ni que "engorden" por si mismos. La dieta ha de entenderse como algo global un conjunto donde unos alimentos deben compensar a otros, por tanto no te obsesiones con alimentos prohibidos.

10.      Cuidado con utilizar los "light" en exceso, aunque sean "bajos en calorías" sólo contienen 30% menos de grasa o azúcar que los comunes, además de descontrolar tu glucemia y el deseo de tomar más dulce. Mejor ten llena tu casa de alimentos saludables.

11.       Complementa tu dieta acorde con tus necesidades de salud y tu condición física. Identifica y observa si tienes alguna intolerancia alimenticia que pueda estar originando inflamaciones y malas digestiones.

12.       Descubre la conexión entre alimentos y emociones. No recurras a la comida como fuente de consuelo. Identifica que emociones disparan tu deseo de comer y encuentra otra forma de darles salida.
  
Si moderas tus impulsos con la comida y te decides a comer para vivir y no vivir para comer, no te rendirás ante el hechizo de ciertos alimentos y podrás cuidarte y disfrutar al mismo tiempo.

Bon appetit!

12 de mayo de 2013

Doce Consejos para Crear Hábitos Saludables (Continuación)

Si has tomado la decisión de cambiar tu salud para evitar caer en enfermedades y vivir con más energía y plenitud, te vendrá bien continuar sustituyendo tus malos hábitos por otros saludables.


Continuando con mi anterior post dónde te sugería doce hábitos para mejorar tu vida, aquí te dejo los seis restantes:

 7º Date más espacio y deshazte de lo inservible

Habrás escuchado alguna vez que el caos exterior es un reflejo del caos interior. Pero esta afirmación tiene su opuesto. Si comienzas por ordenar los espacios donde descansas, trabajas, cocinas, etc., cualquier tarea te resultará mas agradable y te saldrá con mayor fluidez.

El cambio de estación puede ser un estímulo para deshacerte de ropa, zapatos, utensilios, papeles,..cualquier cosa que acumules por miedo a necesitar y que al final solo servirá para ocupar espacio.

El hecho de sustituir algún adorno anticuado y poner unas flores puede revitalizar tu entorno. Procura trabajar en espacios luminosos, ordenados e inspiradores. Muy pronto advertirás como mejora tu modo de sentir y actuar.

8º  Expresa lo que sientes 

¿Sueles soltar todo aquello que te pasa por la cabeza?. Si es así te sentirás a gusto al momento, pero experimentarás enfrentamientos y enfados con frecuencia. ¿Te sueles callar y pensar que lo que a ti te sucede no es relevante? Esta actitud puede hacer que reprimas sentimientos que es necesario expresar. Si no lo haces te verás atrapado en rachas de tristeza, enfado, soledad, etc. y terminarás por explotar y perder el control.

Toma el hábito de verbalizar lo que te sucede, tus sentimientos y necesidades. Si crees que tienes dificultades para comunicarlo sin condenar al otro, hay maneras de ir experimentando con cosas pequeñas del día a día. 

¿Tienes el hábito de concentrarte en lo que está mal de las cosas?, ¿criticas la  manera de ser de los demás, como comen, su forma de hablar, etc.?. No hay peor forma de contaminar tu mente y alimentar emociones negativas que te impiden disfrutar de la vida.

9º  Ponte a dieta de noticias y conecta con tu interior

La virtud de estar al día, bien informado de lo que pasa a tu alrededor, se puede transformar en el vicio de consumir programas, partidos, series, etc. sin medida, y no dejar lugar al crecimiento personal.  Además del consumo de tu tiempo, toda la carga de negatividad que supone el atender a todas las desgracias que cuentan, previsiones catastróficos, etc puede alimentar un miedo y dolor inútil.

Te propongo hacer un cálculo semanal del tiempo que pasas frente a la televisión, ves vídeos en Internet, navegas en tu móvil, etc. y decidir que actividad productiva (de esas que te encantaría hacer) podías comenzar a incluir en alguno de esos ratos.

 10º Duerme lo suficiente.

Si tienes el hábito de quedarte despierto hasta altas horas de la noche, llegar tarde a los sitios, quedarte dormido durante el día, etc. desajustarás tus ritmos circadianos, la liberación de hormonas y sentirás que estás muy cansado.

El cuerpo necesita entre siete y ocho horas de descanso  diario para “recargar baterías”. Perder una o dos horas de sueño no puede parecer un gran problema, pero a la larga, puede ocasionar perdida de atención, cambios en nuestro estado de ánimo y problemas emocionales.

11º Mantente activo para sentirte cada día mas joven.

Una vida activa ayuda a disfrutar de un mejor estado de salud. ¿Por qué?  Existe una  "regla de hierro" que se suele cumplir: el aburrimiento hace que te sientas bajo de ánimo y de ahí a la depresión existe un paso.

Por tanto, cada día puedes planificar una tarea distinta como un recado para el que uses el coche , y hacerlo a pie. Recuerda  llevar zapatillas de deporte para volver del trabajo caminando, utiliza  más el  transporte público o anímate a aprender a correr, es cuestión de práctica y, además, te ayudará a perder peso muy fácilmente.

12º  Ejercita tu cerebro aprendiendo algo nuevo.

A medida que cumplimos años, nuestras habilidades cognitivas, como la memoria, la creatividad, la atención, etc. se van debilitando. Hoy en día ya se sabe que podemos mantener joven nuestro cerebro practicando actividades intelectuales que supongan disfrute mental. Por ello, te propongo que comiences cualquier actividad nueva.

¿Que tal memorizar un poema, recordar autores de canciones que te gustan, tocar algún instrumento o aprender un nuevo idioma y practicarlo viendo películas en su versión original?.

Seguro que estás deseando incorporar nuevos hábitos en tu vida y convertirte en la persona saludable que deseas, así que ahora no tienes excusa; ¿por cual te gustaría empezar? 

10 de mayo de 2013

Doce consejos para crear hábitos saludables

El día que decidí responsabilizarme de mi salud, me di cuenta de que estaba atada a malas rutinas que necesitaba renovar, pero que no tenía muy claro por cuales empezar.


Una rutina es algo que se hace inconscientemente y por tanto muchas veces no me daba cuenta de cómo muchos de mis rituales, me estaban perjudicando seriamente.  Por ello, lo primero que tuve que hacer es poner atención a como me organizaba, como desayunaba, como dormía, en fin, todo aquello que estaba automatizado y hacía "porque sí".

El paso siguiente, como ya he escrito en otra ocasión, era ir sustituyendo esos malos hábitos que me ataban, por otros, pero… ¿qué otros?

Hoy, os quiero sugerir doce hábitos que podéis integrar en la vida para tener mas salud y felicidad. Quizá los veas como pequeñas cosas sin importancia, pero en mi caso, me ayudaron a disfrutar de una mayor energía que añadió mucha calidad a mi vida.

1º Levántate con tiempo

Toma conciencia de cómo te levantas cada día. Mucha gente se levanta con la hora muy pegada, sin tener nada preparado y sale con un café bebido de casa. Esta rutina tensiona la mente y el cuerpo, y genera mucho estrés.

¿Es posible tomar decisiones saludables sobre lo que comemos, saludar con ánimo a nuestros compañeros, hacer nuestro trabajo con eficiencia si estamos desorientados y llenos de estrés desde primera hora de la mañana?

Tomar la costumbre de acostarnos 15 minutos antes y adelantar 15 minutos el despertador, nos otorgará un margen pequeño pero muy adecuado para comenzar el día con la seguridad de tener más tiempo y control. Si vemos beneficio, seguro que vamos aumentando ese margen paulatinamente.

Y esto me lleva a mi segundo consejo:

2º Ten un plan y cíñete a él. 

De rutina nunca hacía deporte por la mañana porque tenía la convicción de que no me daba tiempo. Sin embargo, llego un día que sentí que mi cuerpo me pedía más atención. Me propuse realizar una rutina de 15 minutos solo durante una semana, y tan sólo durante 3 días. La idea era comenzar a correr entre 5 y 20 minutos progresivamente. Así comencé mi primer entrenamiento de running. El objetivo era tan pequeño que me parecía ridículo, y lo realicé durante 4 días, esto hizo que me sintiese muy orgullosa al terminar la semana habiéndome ejercitado durante una hora.

Comienza con un plan de ejercicio muy pequeño, puede tratarse de hacer una serie de 20  estiramientos, saltos, 10 minutos de carrera, etc. Sea lo que sea cíñete a él y repite, el cerebro comenzará a sentir los efectos placenteros de las endorfinas que genera y será fácil crear el hábito.

3º  Medita unos minutos antes de empezar el día.

El leer unas páginas de un libro inspirador o meditar durante unos minutos antes de comenzar la jornada puede ayudar a reducir el estrés y ampliar tu visión del día. Existen multitud de métodos fáciles, recursos de Internet y libros prácticos para empezar.

Dedicar unos minutos al encuentro con uno mismo, es un hábito sencillo que puede obrar verdaderas maravillas en la vida.

4º Incluye algún alimento crudo en tu desayuno o como tentempié.

Tomar un puñado de frutos secos, una fruta fresca o en zumos como naranja, manzana y zanahorias etc., incrementa la resistencia a las enfermedades, rejuvenece la piel y nos aporta las vitaminas necesarias para que nuestro cuerpo esté saludable.

El azúcar presente en la fruta  es preferible a cualquier refinado que se encuentra en las galletas, o bollería y que perjudica nuestros dientes, nuestra figura y genera una sensación de hambre desmesurada al poco tiempo de haber desayunado.

Opta por el los hidratos de carbono complejos como el pan integral con semillas, y las proteínas como el pavo o el jamón con aceite de oliva y tomate para desayunar.

5º Toma bebidas suficientes, sin gas, a ser posible…¡AGUA!.

Si tomas un día para apuntar todas las bebidas que consumes en un día y lees el etiquetado,  te sorprenderás de la cantidad de azúcar, sodio y otras sustancias no nutritivas que estás poniendo en tu cuerpo, por el mero hecho de beber.

Muchos de los cafés, refrescos y otras bebidas que ingería en el pasado, eran hábitos adquiridos por  no tener otra cosa mas a mano para calmar o saciar mi hambre.

Y al contrario: Muchas  veces sacaba algún aperitivo de la máquina cuando verdaderamente tenía necesidad de hidratarme.

Por ello, el consejo simple pero que muchas veces no se nos ocurre, es tomar la costumbre de beber un vaso de agua antes de consumir cualquier refresco, bolsa de fritos o chocolates, etc. que nos deja aún mas sedientos y hace que consumamos más calorías  de  las que podemos imaginar.

Convierte el agua en tu bebida de primera elección. Verás como tu peso disminuye paulatinamente.

6º  Aprende a escuchar tu cuerpo.

Tomate un momento para comprobar como estás. ¿Cómo se siente tu cuerpo justo en este momento?

Si gozas de buena salud el análisis de los síntomas tendrá que ser más sutil.
¿Notas tensión en el cuello?, ¿dolor de espalda?, ¿dolor de cabeza?, ¿estás cansado?
Quizá tengas alguna patología de base y estés luchando contra los síntomas que ésta te genera.

Sean síntomas derivados de una enfermedad, molestias o simple curiosidad sobre como puedes aumentar tu salud, te voy a dar una buena noticia: tu cuerpo puede convertirse en tu mejor aliado y ser el mejor maestro para optimizar tu salud.

Nuestro cuerpo está muy bien equipado y cuenta con mecanismos de reparación natural que además, se encuentran influenciados por nuestros pensamientos y emociones los cuales se originan en la mente. ¿Que pensamientos negativos  te están estresando ahora? 

Cuando dejé de fumar  aprendí a observar los pensamientos que me hacían coger un cigarrillo y como me increpaba a mi misma diciéndome cosas como…¿Por qué te maltratas? ¿ no ves que mal te sienta?. Yo, me respondía con justificaciones como “bueno, tan solo es uno mas,.. fumar me libera, todo  el mundo lo hace...,con quién voy a hablar..?".Cuando aprendí a observar esas respuestas victimistas, mediocres... me di cuenta de que eran solo eso, pensamientos negativos, frases hechas, que no estaba obligada a seguir ni debían controlar mi vida.

Prueba a poner atención a tus pensamientos para seguir con tus malos hábitos y aprende a observarlos y dejarlos ir, a permanece con el malestar y deja que esos pensamientos no triunfen sobre tu YO mas saludable.

¿Quieres seguir leyendo consejos sobre hábitos saludables que cambiarán tu salud y tu vida?

Te emplazo a mi siguiente post! 

6 de mayo de 2013

5 Preguntas que te Harán Picar entre Horas de Forma Saludable

Picar entre horas, durante el día, por la noche... puede formar parte de un estilo de vida saludable y ayudar a mantenernos ligeros y con energía. Sin embargo, picar toda clase de alimentos puede aumentar la ansiedad, hacernos comer sin medida y contribuir a distorsionar la sensación de hambre y saciedad en nuestro cerebro.


Por ello, hacerse unas sencillas preguntas ayudarán a saber si tu forma de picar  entre horas es saludable. Prueba a formulártelas cada vez que vayas a picar:

1.-¿Quién?

¿Quien está estimulando mi “ataque de hambre” en este momento, ... algún amigo ha decidido ofrecer bollos o encargar una pizza, tengo la sensación de que es hora de comer algo ahora...?

2.-¿Qué?

¿Qué aperitivo estoy escogiendo para saciar mi hambre entre horas? ¿Se trata de lo que me encuentro? ¿Son alimentos bañados en azúcar, chocolate, sal, cremas, etc. que me hacen sentir que siga comiendo más de lo mismo? O por el contrario son frutas y hortalizas llenas de antioxidantes y fotoquímicos beneficiosos para mis células?

3.-¿Cuándo?

¿Cuándo suelo picar más? por la noche cuando estoy extenuado de trabajar y las galletas, dulces, etc. no paran de dar vueltas en mi cabeza.., o cuando me he preparado para un día ajetreado y he tomado una pieza de fruta, proteínas saludables.. para ir recargando de energía mi organismo?

4.-¿Dónde?

Algunos lugares tienen especial poder para desatar esas "ganas locas de picar". Si quedarte en casa después del trabajo, para estudiar... supone que estés picando de aquí y de allá todo el rato, seria bueno buscar algún otro lugar donde no tengas esa tentación y te puedas divertir, concentrar, entretener, etc. anulando ese automatismo con la comida.

5.-¿Por qué?

¿Estás aburrido, distraído, estresado… o tienes hambre real?.

Hazte estas sencillas preguntas antes de ir a por comida y piensa que actividades o elecciones saludables te gustaría escoger en realidad.

Cuando cambié de trabajo y pensé en planificar lo que iba a picar entre horas para poder mantenerme en mi peso, todo se hizo mas fácil en mi día a día. Pero, lo primero que tuve que poner en orden, fue mi entorno:

Es importante tener a mano:

• Frutos secos al natural o fruta fresca
• Tuppers de palitos de zanahoria, apio, pimiento rojo, etc.
• Galletas o pan de avena, trigo integral o sin gluten
Combina estos alimentos con:
1. Queso bajo en grasa
2. Atún al natural
3. Yogur natural
4. Tés naturales fríos 
5. Palitos de marisco, ahumados, o cangrejo
6. Mermelada natural sin azúcares

¿Qué otras cosas saludables puedes incluir en tu despensa o tener preparadas para llevar?

Puedes aprender a formar hábitos saludables, comenzando por cambiar ese café con galletas de las 12:00 por otras opciones mas nutritivas y saludables. Este primer paso te hará sentir mejor contigo mism@ y animará a ir cambiando el resto de forma progresiva.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...