SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

23 de mayo de 2013

Como el Coaching de salud ayuda a un adolescente con baja autoestima y sobrepeso (CASO PRÁCTICO)

Lo que importa es el interior.

A esta convicción se llega antes o después. Distinto es la situación que viven muchos adolescentes que influidos por el entorno, la familia, las redes sociales, etc. sobredimensionan su imagen generando una percepción muy negativa de si mismos que impacta en su desarrollo saludable.



Caso real

Hoy quiero compartir el caso de Susana, una chica adolescente de 15 años con la que trabajé en un proceso de Coaching de Salud. Sus padres me llamaron porque estaban preocupados por su mala alimentación y su peso, y preferían prevenir problema a tiempo que luchar contra una más que probable obesidad futura.

Indicarle lo que era mejor para ella ( “come menos, haz algo de ejercicio, sal mas…etc.”) no les estaba dando resultados, y solo generaba enfrentamientos y discusiones.

Descubrimiento

Susana había crecido en un entorno donde se resaltaba mucho el aspecto físico (su madre trabajaba en una revista de moda) y había adquirido la creencia de que “la comida era algo prohibido para conseguir estar bella”. Sus padres trabajaban mucho y, aunque querían estar cerca de ella, no tenían tiempo para comer en familia entre semana. Susana se tomaba lo que había preparado para comer y casi siempre,.. mucho mas!. Cuando comenzamos la fase de “descubrimiento” la chica comenzó  a dejar salir mucho enfado, vergüenza, rabia, sentimientos contradictorios con respecto a ella y su cuerpo, contra su madre y sus dificultades en casa. 

Hábitos

Tocaba revisar su entorno, como éste favorecía sus rutinas saludables, su alimentación y sus hábitos de sueño. El desequilibrio entre lo que la adolescente comía, lo que dormía y como cuidaba a su cuerpo estaban afectando a su ánimo y su salud. Demasiado refresco,  azúcares, bollos etc., demasiada  TV y escasa vida social (real). Al mismo tiempo, se dio cuenta de cómo estaba atrapada en la comida emocional, en un deseo por escapar de la presión de tener una imagen poco realista (y a veces manipulada) de si misma, al compararse constantemente con estándares de belleza irrealistas. Por ello utilicé diferentes dinámicas que le desvelaron sus fortalezas y talentos, y que le ayudaron a que comenzase a ver que podía valorarse más allá de su aspecto físico.

Familia

El trabajo con la madre fue especialmente importante, ya que pasaba mucho tiempo  fuera de casa. Uno de los hábitos que comenzó a practicar es el de desayunar con su hija antes de irse al trabajo. Fue importante descubrir que su misión no era esconderle los dulces o regañar a su hija cuando desaparecían las galletas, eso era totalmente contraproducente, sino comenzar a planificar y convertir su hogar en un lugar donde se pudiesen escoger alimentos saludables y se planificasen y respetasen las horas de las comidas.

Reprogramación subconsciente

Hacer el ejercicio mental de construir una imagen positiva de una misma, descubrir lo bueno que había en ella, entrenar su autoeficacia a través de pequeños retos, etc. le dio el sentido que buscaba para atender mejor también a como y que comía.  Estar demasiado centrada en su aspecto físico había hecho que Susana pasase por alto múltiples actividades y cualidades positivas de su alrededor y de sí misma.

Plan de acción

¿Qué cosas brotaban de Susana sin esfuerzo? A través de dinámicas de coaching corporal aparecieron cualidades como su flexibilidad, su coordinación, sus ganas de fluir, etc. De hecho, pronto comenzó a asistir a clases de patinaje y conoció una amiga de la que ahora no se separa.

También iniciamos un proceso de reeducación de sus hábitos de comida. El hecho de que ella decidiese abandonar los refrescos ayudada de técnicas específicas de liberación emocional, reorganizase su desayuno saludable, practicase la alimentación intuitiva, etc. tuvo un efecto inmediato sobre su peso. Perdió 9 kg en 6 meses lo cual hizo que se animase mucho a la hora de comprarse nueva ropa y sintiese aumentada la seguridad  en si misma.

Resultado

Susana descubrió que cambiar sus hábitos le proporcionaba un cuerpo más fuerte, estilizado y sano, y le ayudo a fortalecer su identidad. Su madre me comentó que además sus hábitos higiénicos como lavar sus dientes  regularmente, llevar ropa limpia, etc. también habían mejorado.

El cambio de enfoque de la comida a la búsqueda de su autoaceptación y el cambio de hábitos fueron los escalones para que Susana y su madre pudiesen mirar por encima de sus críticas y descubriesen que cuidarse y potenciar las aptitudes de cada persona, hace que el cuerpo responda amablemente.










0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...