SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

¿Tu primera visita a Contagiate de Salud

Descubre todo lo que podemos ofrecerte para ayudarte a conseguir una salud plena. Gracias por visitarnos!

¿Cansado de dietas? VIVE MAS, PESA MENOS

Reserva tu plaza y acude a nuestro taller presencial en Madrid donde descubrir todas las claves para gestionar tu peso para siempre

El Coaching de Salud como herramienta de cambio

Descubre lo que las sesiones de Coaching de Salud puede hacer por tí y tu salud

Únete a Contagiate de Salud y recibe 2 regalos

Suscríbete a nuestra lista y recibe los dos primeros capítulos de nuestro libro Contagiate de Salud y además, consigue un Cupón 2x1 para cualquier de nuestros talleres.

22 de diciembre de 2014

Palabras saludables para inspirar esta Navidad!

El descanso de estos días esta a la vuelta de la esquina y junto a tanta celebración pueden aparecer pensamientos sobre cosas que cambiar y hacer balance:

¿Estamos contentos de como nos han ido las cosas?
¿Conseguimos nuestros objetivos?
¿Llegamos a ponérnoslos?
¿Como nos sentimos?
¿Queremos continuar 2015 en la misma dirección?

Existen muchas cosas, quehaceres, personas que, con o sin intención, ponemos por delante de nuestro bienestar, pero uno no puede sentirse bien sin antes asegurarse el propio cuidado. Con ello no quiero decir que sea mucho, pero a veces olvidamos darnos siquiera el mínimo suficiente.

Me gustaría aprovechar este momento para darte las gracias por seguirme y querer mejorar tu salud. Desearte una muy Feliz Navidad y un Año Nuevo más saludable que este. Cada historia personal, cada momento de cambio del que he sido testigo, es la gasolina para seguir apostando por llenar la vida de conciencia por el propio cuidado, el de nuestro entorno y nuestra salud.

Como decía Emerson "No te dejes agobiar por tus problemas, déjate guiar por tus sueños" . Y para ello nada mejor que recordar estos consejos de Navidad del gran genio de los sueños, Walt Disney!


MUÉVETE

Mueve tu casa, tu cama, tu cuerpo.
Camina, sal por las montañas, sal de la rutina del trabajo, las relaciones y los patrones de vida. Cambia tu perspectiva. Acércate a aquellas personas con las que puedas ser auténtico y nutran tus sueños más locos. No necesitas mover montañas, trasladar una pequeña piedra puede hacer maravillas.

TOCA

Da abrazos en la panadería, en el parque, en las puertas de toda la ciudad. Besa a la gente en la mejilla. Acaricia a tu gato o tu perro un poco más. Saborea la sensación de un pañuelo de seda, de una pieza de madera, de las diferentes texturas. El musgo, las cortezas, las rocas y el agua. Mientras más lo hagas te sentirás más a gusto con el placer de tocar.

ESCUCHA

Siéntate en silencio y observa cuanto hay allí para ser escuchado.
Escucha a la gente, lo que realmente están diciendo. Escucha hasta la última nota de cada canción. Escucha tu voz interna, esa que solo escuchas cuando la confusión de cada día disminuye. Oye el susurro de las hojas, el llamado de las ranas, el crujido de la madera ardiendo en tu chimenea. Escucha con tu corazón y siempre escucha aquello que nunca es hablado.

SIENTE

El dolor, experimenta el gozo hasta que sientas que vas a evaporarte. Permítete reír hasta que te duela, siente el amor desde lo más profundo de tu corazón. Ríndete a la sensualidad de la vida. Enójate y expresa tu furia, si es el caso, pero hazlo a solas. Si no sientes de verdad, no estás vivo.

CONFÍA

Tu sabes lo que necesitas saber. Detén tus dudas. Aquella cosquilla interna es tu más alta verdad y ella te servirá del mejor modo. Te arrepientes cuando desconoces o niegas tu intuición. Ten esto en cuenta: Finalmente, tú y sólo tú sabes lo que es mejor para ti. Si consumes sin darte cuenta todo tu día pintando, eso es lo que debes hacer. Si te encanta caminar al lado del océano, encuentra la forma de llegar allí. Si no confías completamente en ti te conviertes en moho.

REÚNETE

Con los hombres y mujeres que Amas.
Toma el té acompañado, camina en compañía por el bosque, conversa y habla, lee en voz alta para otros.Celebra que tu cabello, tu piel, tu cuerpo y tus historias son diferentes a las de los otros y, a su vez, son completamente parecidas. Cocina y come en compañía.

RECIBE

Por una vez, deja de dar y dar y dar a todos menos a ti mismo.
Acepta los cumplidos con gracia. La voz que necesitas oír, el abrazo, ese momento para conversar, la comida en tu mesa, el dinero que necesitas, siempre serán suministrados. Ábrete a recibir, abre tus manos para que sean llenadas con abundancia. Recibe todas las cosas buenas que mereces y recuerda mostrar gratitud por tu vida.


¡Te lo deseo de corazón para esta Navidad!.




18 de diciembre de 2014

¿Buenos propósitos? 7 Claves para tener tiempo

Como cada final de año nos encontramos llenos de ilusión  por descansar unos días, cerrar proyectos y por supuesto hacernos buenos propósitos de salud. 

Una de las premisas del Coaching nos dice que calidad de los resultados que obtengas va a depender de la calidad de las preguntas que te formules y recordando a Einstein “no esperes resultados distintos si sigues haciendo lo mismo”. 

¿Qué puedes hacer diferente este año para conseguir de verdad esas metas que impulsarían tu salud y bienestar? 

Si estás  cansado de apuntarte a gimnasios y abandonar a la primera de cambio, si deseas ser una persona sosegada pero te come el estrés, si quieres perder peso y lo recuperas una y otra vez, si quieres desterrar hábitos malsanos pero te sientes sin energía, ha llegado el momento de cambiar de estrategia y enfrentar tus problemas de otra forma para notar ese cambio real.

Alguno de los obstáculos más frecuentes que suelen comentarse para abandonar los buenos propósitos tienen que ver con la falta de tiempo, de dinero o la falta de motivación, ¿lo has vivido alguna vez...?

Bajo mi punto de vista en muchos de estos casos el principal obstáculo está en que se carece de claridad sobre lo que se quiere hacer y, sobretodo, se desconoce la mejor forma de hacerlo.

Otras veces el problema es uno mismo. No acabamos las cosas o las dejamos a medias, posponemos todo hasta el último minuto,  somos demasiado perfeccionistas o unos expertos en poner excusas en cuanto al tiempo, las circunstancias, las dificultades etc.

Si dedicarle tiempo a ti mismo es uno de los obstáculos que tienes para no cumplir con tus propósitos de año nuevo, prueba a seguir estos consejos y ver el impacto que tienen en tu vida:

1.      Decide cómo quieres invertir ‘el tiempo para ti mismo’. Si tuvieras 15 minutos, media hora, una tarde o un día entero, ¿qué harías para sentirte en forma, relajado, inspirado? Elabora una lista y tenla a mano cuando empieces a organizar tus horarios.

2.      Fíjate en las cosas en las que pierdes el tiempo a diario. ¿Revisas constantemente tus emails? ¿Respondes a llamadas personales a todas horas o en el trabajo? ¿Corres hacia el supermercado a diario en lugar de planificar una compra semanal? Tómate el tiempo necesario para organizar tus obligaciones y disfrutarás de mucho más tiempo para ti mismo del que te imaginas.

3.      Aprende a decir que “NO” a peticiones de cosas que realmente no acompañan tus objetivos o simplemente no te aportan ninguna satisfacción. Valora el pedir ayuda en aquellas obligaciones que no precisan que las hagas tú mismo y te roban mucho tiempo.

4.       Al comienzo de cada semana tómate unos minutos para asignar los tiempos para todo lo que has de hacer, incluido el ‘tiempo para ti mismo’. Asígnale a tu tiempo personal la misma importancia que a todas las demás obligaciones de la semana y no transijas.

5.      Reserva 20 minutos a diario para descanso, desconexión o meditación. Haz algo que te ayude a olvidar responsabilidades, y que libere tu mente, permitiéndote estar a solas con tus pensamientos. Crea un ritual diario, como tomarte un baño, escuchar música, salir a caminar o meditar. Procura que sea algo que te haga ilusión.

7.      Deja de sentirte culpable por tomarte tiempo para ti mismo y empieza a darte cuenta de que a la larga, todos se benefician de ello. Cuando estás cansado, estresado y sientes que tiran de ti por todas partes, resulta muy difícil dedicarte plenamente a tus obligaciones. Recuerda: ‘el tiempo para uno mismo’ no es un acto egoísta, sino que es esencial para cuidar de uno mismo y de los demás.

No desees disponer de más tiempo para ti mismo, ¡comprométete a añadirlo en tu plan semanal!.
Mi consejo de año nuevo es que dediques más tiempo a ti mismo y te pongas manos a la obra para cambiar todos aquellos hábitos que hacen que vivas insatisfecho y afectan a tu salud.

Si quieres conseguir tus propósitos y estar mejor contigo mismo no dejes que tus propósitos de año nuevo se queden en una bonita idea. Pregúntate:

¿Qué es lo que quiero poder decir sobre mi mismo al final de 2015?



15 de diciembre de 2014

3 consejos para cambiar tus malos hábitos

A veces estamos tan mentalizados de no ser capaces de conseguir lo que deseamos, que optamos por seguir instalados en nuestras dañinas pero cómodas rutinas.

Una mujer me comentaba esta semana que había decidido tantas veces hacer dieta después de Navidad, que ya no se lo tomaba en serio y parecía resignada a fallar.

Es una pena que demos tantos pasos en falso y a estas alturas del año, tendría sentido preguntarnos como podemos solucionarlo. Perdemos la confianza en nosotros mismos y tenemos que cargar con las consecuencias físicas y psicológicas de no poder conseguir esos buenos hábitos que tanto nos ayudarían a prevenir enfermedades, tener mayor calidad de vida o simplemente, vernos mas guapos :-).

Por ello, si este año deseas conseguir cambios reales para tu salud a través de cambios saludables, toma unos minutos e indaga en estos tres pasos:

1. Identifica tus saboteadores 

Existe una parte de ti que no te considera capaz de llegar donde deseas, simplemente porque se ha acomodado a la idea de seguir siendo como eres. En el fondo aunque no nos satisfaga, se está cómodo así, no hay riesgos y no se puede perder.  ¿Qué podemos hacer? Podríamos escoger entre: justificarla, ignorarla o entenderla.

Para mi el riesgo de justificar esa parte acomodada que no se fía de uno es arriesgarse a abandonar a la primera de cambio. Ignorarla no es lo mejor, porque tarde o temprano nos pillará desprevenidos. La pauta que funciona es indagar sobre ese miedo a cambiar, conectar con las ganancias y retarle a salir con las mejores herramientas.

2. Descubre los desencadenantes de tus malos hábitos

¿Qué situaciones te llevan a reproducir el mal hábito que deseas cambiar? Por ejemplo; puede que para fumar sea el tomarte un café después  de comer, o para beber alcohol, llegar a casa y sentarte en el sofá, o para comer chocolate estar con gente que te estresa, etc. Al identificarlos, puedes evitarlos o modificarlos para que te faciliten el avanzar en tu cambio.

Una de las grandes prácticas que existe en todas las tradiciones espirituales es la de aprender a estimular la mente de manera positiva. La visualización y las afirmaciones son métodos poderosos para poder cambiar los esquemas de pensamiento.

Imagina que cambio puedes hacer antes de que te sorprenda el saboteador de siempre. Nuestra mente responde a patrones muy arraigados y nos puede perjudicar anticipando sufrimiento o disgustos irrealistas, sin dejarnos cambiar.

Y como tercer consejo, algo fundamental:

 3.  ¡¡Renueva tu compromiso periódicamente!!

Ya se trate de hacer ejercicio, tomarse las cosas con más calma o comer mejor, cualquier cosa que desees cambiar en tus rutinas necesitará ser revisada periódicamente en aras a consolidarse y producir los efectos que deseas.


¿Deseas hacer cambios positivos en tu salud y no sabes por donde comenzar?

En el transcurso del cambio de hábitos un coach experto en salud, diseñará junto a ti estrategias para superar los obstáculos que te impiden conseguirlo, y hará un seguimiento activo de tus avances estando atento a los logros para que se hagan evidentes y duraderos.

Un proceso de coaching tiene el objetivo de ayudar a las personas a tomar las riendas de su salud para mejorarla o llevarla a un nivel superior de forma eficaz.

Y tu ¿quieres tener mas salud?

9 de diciembre de 2014

Las alarmas de la salud

En esta era que vivimos llena de distracción y ruido, nuestro cuerpo puede generar una mayor insistencia para que le prestemos atención a través de su lenguaje de síntomas.

Los síntomas se presentan en muchas formas a lo largo de nuestra vida: dolores, cambio de humor, malestar digestivo, etc.

El síntoma es un aviso útil de que nuestra salud puede estar siendo amenazada, ya sea por algo físico, mental, emocional, o una combinación de todas esas cosas.

El síntoma es como la alarma de incendios. Cuando suena la alarma, ¿ves la alarma como un problema? ¿empezarías a quitar las pilas o apagar la alarma o empezarías a evacuar el edificio y llamar a los bomberos?

Visto de esta manera si empiezas a toser, ¿crees que la tos es mala y tienes que suprimirla de inmediato, o crees que puede ser buena (por ejemplo al final de un catarro) porque está eliminando toxinas del sistema respiratorio?

Se dice que no hay enfermedades sino enfermos y estoy completamente de acuerdo con esta afirmación. Para Hipócrates (nombrado padre de la medicina occidental), toda la actuación médica debe estar orientada al establecimiento de un tratamiento que abarque a la totalidad del ser humano, tanto en su esfera física como psíquica y en su relación con el entorno, pero individualizando el proceso.

Hipócrates contaba que el ser individual estaba débil por un estresor emocional, físico o social, y por eso caía enfermo. Una persona que trabaja 12 horas al día, 7 días a la semana, no duerme bien y no come bien es más propenso a tener desequilibrios en el cuerpo y mente, llevándole a carecer de energía, tener problemas con de peso, dolores, en comparación con otra persona que puede alimentarse con una dieta equilibrada, trabajar 6 horas al día durante 5 días y descansar tranquilamente los fines de semana. Uno es más propenso a manifestar síntomas que el otro.

Pero ¿qué es la salud, estar saludable?

¿Te parece que una persona con buena salud es alguien que no tiene síntomas,  que solamente se encuentra bien?

Si eso es tu definición de salud, ¿qué piensas de un niño que está bien y al día siguiente coge un resfriado que se complica en neumonía?, y de un hombre que dice “no tengo nada” y de repente padece un infarto, o bien de una mujer que se encuentra estupendamente bien va al médico y se le diagnostica un cáncer de mama. ¿Han perdido su salud de repente o bien no contaban con ella desde un principio?

Muchos procesos de enfermedad necesitan meses y hasta años para declararse exteriormente como tal. Por lo tanto, la salud es mucho mas que como uno se siente. La salud, podemos decir que es la habilidad del cuerpo para adaptarse a los cambios (del estrés físico, mental y químico) sin perder su propio equilibrio interno.

Según la Organización Mundial de la Salud, la salud no es simplemente la ausencia de síntomas sino va mucho más allá. Su definición oficial de salud integra “bienestar emocional, bienestar físico y bienestar social”. Ha sido demostrado repetidamente mediante estudios que la salud emocional tiene un efecto directo sobre la salud física y cuando gozamos de bienestar emocional y físico, podemos compartir ese estado en nuestro entorno, familia y amigos creando así una sociedad más sana, de dentro hacia fuera. 

Ese es mi deseo a través del Coaching de salud. Ayudarte a poner atención sobre tu salud, poder traducir lo que necesita tu cuerpo y poner las medidas adecuadas para recuperar ese estado de equilibrio que te hará aumentar cada día tu vitalidad y sensación de bienestar.

Si tienes algún tipo de síntoma, algún dolor o hace tiempo que no te haces un chequeo acude enseguida a tu médico y, al mismo tiempo, comienza a preguntarte que haces o dejas de hacer cada día para añadir salud a tu vida.

¿Estas atento a las alarmas de tu cuerpo? ¿Te cuidas como te gustaría? 


No dejes de escucharte...! tu cuerpo y tu salud te lo agradecerán😊.





27 de noviembre de 2014

Correr mejora tu cuerpo y tu cerebro: Como comenzar!

Hace unos meses comencé a correr desde cero para mejorar mi forma física. No fue fácil, ya que el deporte al que estaba acostumbrada tenia que ver más con caminar, estirar, algo de bici, etc., y la resistencia de la carrera tuve que ganarla con entrenamiento progresivo. Aún estoy en el reto y es algo que me pone a prueba cada semana.

Los beneficios de salud que he observado con la práctica del “running”, han sido muchos. Desde una mayor resistencia para afrontar el día a día, la pérdida de peso, una bajada del estrés, mejor calidad en mis horas de sueño y percepción de un aumento de mi  bienestar general.

Y es que cada vez son mayores las evidencias de que correr es bueno no solo para el cuerpo, sino también para la mente. Según un estudio realizado en Cambridge en ratones, la carrera y otros ejercicios aeróbicos potencian el crecimiento de nuevas células en el cerebro (un proceso llamado neurogénesis), potenciando la memoria y el aprendizaje. Al parecer este efecto se produce a través de una mejora del flujo sanguíneo en el cerebro y una regulación hormonal extra generada durante la carrera.

Comenzar a correr puede asustar al principio, dado que puede parecer muy duro, pero la clave está en planificar un entrenamiento suave y progresivo en días alternos e ir aumentándolo progresivamente.

Lo ideal es poder afianzar el hábito y convertirlo en una rutina diaria, integrarla en nuestra vida. Para ello necesitarás:

- Motivación

Puede ser mejorar tu resistencia, bajar de peso, aumentar tu energía, afianzar la relación con un amigo, correr una determinada carrera, etc. Lo importante es encontrar el motivo que te anime a entrenar.

- Equipo
Lo más importante son unas buenas zapatillas de deporte (mejor de carrera), camiseta, pantalón y chubasquero fino para los días de lluvia. El resto (pulsómetro, ropa técnica, etc. puede esperar). Correr es una de las actividades más baratas que puedes  realizar para estar en forma y se pueden encontrar equipamientos muy buenos y económicos en tiendas especializadas.

- Comienzo progresivo
Es mejor comenzar de forma muy progresiva y ver como tu cuerpo va respondiendo. Hay que ir alternando entre andar y correr para ir cogiendo fondo. Antes de comenzar es fundamental calentar con saltos y estiramientos suaves  y ¡siempre! hay que estirar unos diez minutos al final. Así evitaremos los dolores y malestares que nos hagan abandonar antes de tiempo.

- Rutina
Márcate una hora fija para entrenar 3 días alternos a la semana, no más de 4. Procura correr a un ritmo cómodo en el que puedas respirar bien si ves que te falta el aire puedes caminar unos segundos y recuperarte.
  
- Diseña un plan y síguelo
En Internet hay planes semanales de foros especializados para comenzar a correr que te guían haciéndolo más sencillo de lograr. 

- Marcarte tiempos no distancias.
Lo ideal es comenzar a coger resistencia hasta llegar a carreras de 20 o 40 minutos en función de cómo vayas progresando, e ir disfrutando de sentirte bien porque estás creando una rutina saludable, que es placentera para ti.

Es importante tener en cuenta factores como la capacidad física, tu edad, tu peso y alimentación pre y post-carrera.  También se debe controlar la frecuencia cardíaca sobre todo al principio.

Correr puede enganchar y ser divertido. Puedes comenzar participando en carreras urbanas o solidarias y aumentar así tu motivación. ¿Te animas?

24 de noviembre de 2014

¿De verdad quieres cambiar?

Cuantas cosas nos comprometemos a cambiar para estar mejor. Y a simple vista el cambio no parece complicado, es fácil poder cambiar a nuestro gusto: cambiar de gesto, de gimnasio, de trabajo, de pareja…Todos lo buscamos, unos más que otros, entre obstáculos, errores y/o aciertos…cambiar a otra cosa diferente pero, sin pasarlo mal… pasando por encima.  

Son esos cambios verdaderos ¿cuál sería el verdadero cambio, el que nos haría ser coherentes en todos los aspectos de nuestra vida, el que nos ayudaría a estar orgullosos de nosotros mismos y al mismo tiempo a sentirnos mejor con los demás?

Ahora que comienza la semana puede ser un buen momento para analizar todo aquello que sientes que podrías hacer mejor y comprometerte verdaderamente con ese cambio que deseas alcanzar.

¿Como hacerlo?

Fotografía; iStockphoto.com Sunnybeach


Por lo general se comienza a cambiar directamente. Dejas de comer para adelgazar, comienzas a ir al gimnasio porque es lo que tienes mas a mano, te encierras en el despacho intentando respetar tu tiempo y salir a la hora, etc. Pero hacer esfuerzos por cambiar es contraproducente si lo que no haces es identificar tus dificultades, tus necesidades y descubrir quién quieres ser en realidad.

Para ello necesitas parar, observarte y dibujarte en el cambio sin dejar de ser tu mismo. Como decía Sócrates "La vida no observada, no examinada, no vale la pena ser vivida, porque no es vida".

Esta semana te propongo precisamente eso; ¡¡Observarte!!

Observa tus necesidades:

- ¿Necesitas encontrar nuevos compañeros para compartir tus descansos de trabajo, desconectar, recargar tu mente? ¿Deseas lograr conexiones auténticas? 

- ¿Te gustaría encontrar el apoyo de tu familia, pareja o amigos para organizarte con los niños pero no quieres molestar? 

- ¿Necesitas salir acompañado para hacer deporte porque la conexión con los demás te apoya a la hora de obligarte para coger una rutina? 

¿Que necesitas?

Observa tu resistencias:

- Quizá deseas alimentarte mejor pero continuas comiendo cualquier cosa en tu mesa de trabajo  ya que prefieres comer mal a compartir tiempo con personas que no te gustan

- Quizá continuas con estrés pero prefieres no pedir ayuda a tus familiares, vecinos, o pareja para organizar mejor las actividades con tus hijos 

- Quizá sabes que necesitarías unirte a algún grupo de gente para  comenzar a hacer deporte pero no quieres arriesgarte por si no estás a su nivel 


 Observando tus resistencias puedes comenzar a ponerte los retos necesarios para afrontar el cambio verdadero que necesitas. Vencer esas resistencias podrá implicar arriesgarte a pedir ayuda,  dejar de "agradar" a los demás, inscribirte en ese curso que nunca empiezas, etc.

¿Que ves en ti mismo que desearías cambiar? ¿Estas preparad@ para descubrir el verdadero cambio? 









19 de noviembre de 2014

Mañana empiezo!

"Mañana empiezo" es una de las frases que más se utiliza para conseguir los objetivos deseados, esos que no suelen ser tan importantes para quien te rodea, pero que tanto significan para ti (adelgazar, abandonar dependencias, relajarte, mejorar o superar un problema de salud, etc.…). Y también conocemos algunos de los obstáculos que  impiden conseguirlo: el tiempo, el trabajo o el dinero, cuando muchas veces el principal obstáculo puede ser uno mismo.


Se suele pensar demasiado en las cosas que no se desean sin ser consciente de aquello que sí se desea y, en este punto las preguntas que te haría serían: 
¿Qué es lo que tu deseas para tu salud?, ¿a que estás esperando para conseguirlo?, ¿por qué  esperar a tener más tiempo, más dinero, o a volver a tocar fondo cuando el planteamiento que funcionaría, sería justo el contrario?

Cuando comienzas a moverte a hacer algo para conseguir las cosas que deseas, cuando das un primer paso distinto a los que has dado hasta ahora, es cuando verdaderamente vas a empezar a ver los resultados en tu vida y como se concretan tus deseos.

Pero … ¿qué has hecho hasta ahora?

Probablemente te has dirigido a lugares donde te han dicho lo que tienes que hacer, te han dado demasiadas normas, órdenes o prohibiciones, te han hablado de lo lejos que estás de tu objetivo. Pero todos sabemos que no es bueno actuar por mera imitación o recomendación, ya que hay cosas que pueden haber funcionado con otros pero que están lejos de convencerte a ti. La vía más rápida de nuevo, es saber descubrirlo por uno mismo. Aprender a poner a tu servicio estos poderosos obstáculos que te han estado frenando hasta ahora (como el tiempo o el dinero) y tener la voluntad clara de querer cambiar y modificar un hábito.

Si para ti es complicado comenzar prueba a pedir ayuda, los procesos de cosching están ganando adeptos a toda velocidad.  Horario flexible, sesiones en la tarde, mediodía o fines de semana, y desde tu trabajo u hogar. Tu coach de salud te ayudará a concretar este esfuerzo por integrar hábitos saludables y mejorar tu vida diaria.

Y aquí te dejo un RETO para el resto de semana.  Se trata de hacerte estas preguntas y contestártelas.
  •  ¿Qué ha hecho que no cumplas con honestidad con el cambio de hábito hasta este momento?  ¿Cuánto tiempo lleva tu problema afectando a tus relaciones, familia, trabajo, etc..? 
  • ¿Qué pequeño paso estás dispuesto a dar esta semana para conseguir tu objetivo? ¿Cómo te sentirás cuando lo consigas?
¡Es hora de ponerte en marcha!.

Tu coach de salud te ayudará a concretar este esfuerzo por integrar hábitos saludables y mejorar tu vida diaria.

“Hasta que no hagas consciente lo inconsciente, éste dirigirá tu vida y lo llamarás destino” – Carl Jung

¿Te ha gustado este artículo? Me encantará que compartas tus comentarios y opinión más abajo.

17 de noviembre de 2014

Cuidar tu salud para alcanzar tu mejor versión

Continuamos con la temática que a muchos nos estimula y es  poder ayudarte a que te sientas con más energía para poder llevar tu salud y tu vida a un nivel superior. 

Como decía en un post anterior el primer paso comienza por PENSAR que se quiere cambiar, conocer el objetivo. Comer mejor, fumar menos o vivir de forma mas relajada serían objetivos muy inespecíficos. Una declaración de salud más eficaz de tu objetivo debería incluir aspectos sobre el que, en cuanto tiempo, de que manera, etc.“Quiero perder 5 kg antes de año nuevo y eliminar estimulantes y sustancias tóxicas de mi dieta”

Pero seamos sinceros. Un objetivo de salud te va a sacar de tu rutina y a priori va a costar, por ello es dudoso que lo consigas con una mera declaración. De ahí la importancia de identificar tus “para ques”, descubrir tu verdadera motivación, y en línea con el anterior caso completarse por ej con:
Quiero perder 5 kg antes de año nuevo eliminando azúcares y  tóxicos de mi dieta, para encontrarme mas segura en el grupo que lidero y tener más resistencia en el cuidado de mi hijo”.

De esta manera una vez preparado tu consciente, inyectarás también esa energía que requiere tu subconsciente para comenzar a abrirse y te será mucho más fácil encaminarte hacia tu meta.

Una vez tengas bien definido tu objetivo llega la hora de actuar. La “decisión de actuar” no es igual a la de “actuar”. Aunque casi todo el mundo sepa que es lo que quiere conseguir y como comenzar, no todo el mundo esta predispuesto a hacer ese cambio de la misma forma. Es como cuando un entrenador planifica su jugada antes de salir al campo en una competición deportiva. Por ello, muchas personas tienen que trabajar su confianza.

"El pensamiento,  la visión,  el sueño...  siempre preceden a la acción"  O. Marden

Confiar en uno mismo es tener la habilidad de decidir y poder cambiar. Para ello volvemos a recurrir a la mente. Ejercitar el pensamiento y entrenarlo, ayuda a ganar seguridad y confianza en uno mismo y es vital para tener resultados; aquí es donde tus palabras pueden funcionar. Las palabras generan diferentes tipos de energía en nuestro cuerpo, por tanto, si nos vamos cargando positivamente con mantras del tipo: “puedo hacerlo”, “cada día como de forma mas saludable”, “cuando cuido de mi soy mas productiva”, etc. nuestras células comenzarán a activarse hacia el cambio.

¿Y dónde te encuentras con respecto a ese objetivo?: Presta atención a tus comportamientos diarios y pregúntate:

·        ¿Qué actos y elecciones apoyan mi objetivo de salud (comer mas verdura y fruta, ejercitarme, tener tiempo para mi crecimiento personal? Anótalos, hazlo aunque te parezcan ridículos o sin importancia. ¡Todo cuenta!.
·        ¿Qué saboteadores diarios (situaciones, personas, entornos, etc.) me impiden llevar a cabo lo que deseo conseguir y me tientan a cambiar mis hábitos más saludables?
·        ¿Qué información, que apoyo necesito tener para conseguir mi objetivo? ¿Qué información, que ayuda tengo ya a mi alcance?

Las  respuestas a estas preguntas te darán una imagen clara de tu punto de partida, ese que es necesario para poder actuara y afianzar tus siguientes pasos. Y ello requerirá que hagas otras dos cosas:

1.       crear tu plan de acción  y
2.       medir tus progresos.

Un plan de acción es algo que transforma tus buenas intenciones en algo concreto y realizable.

Para crear un plan de acción pregúntate:
- ¿Qué /quien podría servir de apoyo para comenzar?
- ¿Cuándo voy a comenzar a hacer estos cambios?
- ¿Cuál será mi primer paso?
- ¿Cuál será mi siguiente paso?
- ¿Quién me puede ayudar durante el cambio?
- ¿Quién puede sabotearme, intencionadamente o no?
- ¿Cuáles son mis obstáculos?
- ¿Qué tendría que dejar de hacer para conseguir este cambio?
- ¿Cómo puedo adaptar mi entorno para que me ayude?
- ¿Cómo voy a medir mi progreso? (energía, tensión, peso, etc.)
- Como me voy a recompensar si lo consigo (Área de recompensa del cerebro que genera nuevo patrón neuronal de comportamiento).

Aconsejo a mis clientes hacerse esas preguntas iniciales antes de comenzar a diseñar un plan para conseguir su objetivo de salud. Todo edificio necesita una estructura donde sostener los nuevos cambios y acciones. 

Te invito a generar ese plan de acción que funcione para ti y a continuar descubriendo las preguntas que harán que tu nuevo estilo de vida te pueda transformar en esa versión saludable que te permitirá exprimir tu vida al máximo.

¿Estás listo para alcanzar la mejor versión de ti mismo? ¿Te ha gustado este artículo? Si lo deseas puedes compartirlo o hacer tus comentarios y dar tu opinión más abajo.



10 de noviembre de 2014

Preguntas para mejorar tu salud



Si eres de los que  quieren mejorar su salud, cambiar esos hábitos que te atan a tu aspecto actual y comenzar a cuidarte, estas de suerte porque vas a descubrir el camino mas eficaz para hacerlo.

Ese camino no se basa tanto en conseguir información, consejos saludables o conferencias brillantes sobre lo que hay que hacer. Este se comienza a dibujar formulándose las preguntas adecuadas que te permitan hacer un cambio de perspectiva. Cambiar hacia una posición de poder que transforme la conocida postura del “no puedo”, “no sirvo para ello”, “soy así´”, etc.  en una situación de “yo puedo”, “estoy mejorando”, “cada día soy más saludable”. 

Poder cambiar de perspectiva es lo que permite realizar las acciones necesarias para lograr cosas que, de acuerdo a unas creencias antiguas, te podrían parecer inalcanzables.
Si tengo en la cabeza que mis opciones de desayuno son dos: café y bollos o infusión y barrita dietética, es decir, si tengo la perspectiva limitante de que para adelgazar tengo que sufrir,mi inconsciente me querrá proteger de este acto de autocastigo y no conseguiré perder peso.

El Coach de salud es una pieza clave si quieres moverte de una perspectiva actual a otra que te llevaría a estar más activo y saludable, de manera mas rápida que si lo intentases por ti mismo.

Un buen coach de salud tiene la habilidad de hacer preguntas poderosas que te mueven a la acción, animarte a hacer esos cambios positivos que has escuchado tantas veces a tu entrenador, tu dietista, o tu madre:-), pero que no acabas de integrar en tu rutina.

Las preguntas son una herramienta muy potente para marcarse metas y conseguirlas y ¿por qué..? (y esta no es una de las preguntas más aconsejables para hacerte  :-): Porque para poder hacer cambios uno debe plantearse las cosas de una forma diferente a como venía planteándoselas en el pasado. Ya conoces el dicho:
“si sigues pensando como hasta ahora, tendrás los mismos resultados”.

Si consigues cambiar la forma en que ves una situación determinada, tus pensamientos sobre esa situación se modifican. Al cambiar tus pensamientos y creencias, tus actos cambian, cambiando también tus resultados.

¿Deseas dar el primer paso para acelerar tu cambio de imagen o mejorar tu salud?
Da el  primer paso…Y  ese paso consiste en.. ¡PENSAR! 

Todo comienza en la mente y para que un cambio se sostenga necesitarás una buena base de apoyo. Comienza por aprender a observarte sin juzgar, “darte cuenta de algo” para poder cambiarlo y tomar conciencia.

Para ello, conviene comenzar preguntándote:
¿Qué cambios quiero conseguir en mi estilo de vida para mejorar mi salud?
Cuando elevamos nuestro nivel de conciencia vemos las cosas desde otra perspectiva, vemos más opciones, mas alternativas, hacemos mejor uso de los medios (tiempo, energía..) de que disponemos.

Como he apuntado antes nuestras percepciones forman pensamientos que dan lugar a creencias, que llevan a la acción y estas a resultados concretos. Cambiar la forma de pensar, cambia la forma de actuar. 

A) Por tanto, la primera clave que habría que seguir es la de elegir tus objetivos de forma inteligente.
Un objetivo inteligente es aquel que es importante para ti porque es personal: te importa a ti! no es algo que te repite tu madre o que le haría feliz a tu pareja. Se trata de un objetivo que, de tenerlo integrado en tu vida, te haría ser una persona más segura y confiada. Además sería realista: es algo que te ves capaz de conseguir, (no bajar 50 kilos en 2 meses) y al mismo tiempo es retador (bajaré 6 kg de aquí a 4 meses).

B) El segundo paso es definirlos de forma positiva. Cuando deseas cambiar algo puedes cometer el error de centrarte en aquello que no quieres o  tienes que dejar de hacer, “lo que tengo que evitar”, “de lo que huyo”: No voy a fumar, no voy a comer dulces, no voy a trasnochar, etc. pero el camino de la aspiración suele ser mucho mas eficaz que el de la desesperación. Además el cerebro no entiende de negaciones y por ello necesita recibir instrucciones precisas sobre lo que tiene que hacer y no al contrario: "voy a cuidar mis pulmones, voy a tomar chocolate un día a la semana", "voy a apagar la TV a partir de las 22:00 hr".

Un Coach de salud va a ayudarte a programar tu “GPS interior” en la dirección hacia tu salud y bienestar cuestionándote:

·        ¿Qué quieres conseguir?
·        ¿Cuál es tu objetivo?
·        ¿Qué sería lo contrario de esto?
·        ¿Cómo mejoraría tu salud si lo consiguieses?
·        ¿Por qué ahora es un momento bueno para hacerlo?
·        ¿Qué emociones, sentimientos, etc. tienes sobre realizar esos cambios?
·        ¿Cuáles son tus esperanzas y tus miedos?
·        ¿Cómo sabrás que lo has conseguido?
·        ¿Cómo mejoraría tu salud y tu vida si lo consiguieses?

Al responderte se genera algo muy potente para ir consolidando el cambio. Y es que no es lo mismo afirmar algo que deseas cambiar que integrar pasando por el corazón y la intención, una declaración de salud y bienestar que te impulsará hacia el lugar donde quieres ir. Ya sabes que no hay buen viento para quien no sabe a dónde va”.

En esta fase te preparas para tomar el compromiso sobre aquello que te propones conseguir y descubres por qué es tan importante para ti.  

¿Tienes ya tus respuestas? ¿Sabes que es exactamente que cambiaría de ti mism@ o en tu vida si por fin consiguieses ese objetivo para mejorar tu salud?

Continua pensando: ¿Como quieres estar? ¿tienes interés por seguir los pasos adecuados para cambiar o crees que tienes la fórmula mágica?

Equipado con las preguntas y la confianza adecuadas, estás en el camino para lograr el cambio de hábitos que llevará tu salud a un nivel superior.

¡¡Prepárate para descubrir cosas muy  interesantes sobre ti mism@ durante el proceso.!!
y no te pierdas los siguientes pasos. ;-) 
Te animo a compartir con otros las ideas que te ayuden a mejorar tu salud o que hagas un comentario.

3 de noviembre de 2014

Como llevar tu salud a un nivel superior


Estarás de acuerdo en que todo el éxito y  posición social no tendrían valor si no tenemos salud para mantenerlo, disfrutarlo y compartirlo, pero ¿qué es exactamente la salud?.

De modo resumido, podríamos decir que la salud consiste en tener un cuerpo libre de dolor y enfermedad.

¿Y ya!...?, ¿piensas que eso sería suficiente para sentirte al máximo en tu vida? 

Yo creo que eso sería más bien como estar en un punto neutral en tu “banco de la salud”, sin deudas pero sin disponer de ahorros. El bienestar económico equivale a tener abundancia y no solo lo suficiente para ir tirando. De modo similar, la meta para una salud perfecta sería contar con un excedente de energía y fuerza.

¿Necesitas realmente un excedente de salud en tu vida hoy?. 

Es que al final si tu no tienes la percepción de que te compensa dejar de fumar, comer mejor, entrenar tu mente, es normal que la salud pase a ser algo secundario en tu vida y aplaces las soluciones, poniéndote todo tipo de excusas para no cuidarte.  

La salud está en función del valor que cada uno puede percibir de ella en su día a día.
 Y ¿qué sería para ti estar más saludable ahora?. Quizá tener más energía, perder esos kilos de mas, ser capaz de enfocarte en lo positivo, manejar mejor tu enfermedad, aceptar con serenidad los retos de la vida, etc.

Personalmente, tener más salud es igual a tener un equilibrio basado en mi estilo de vida, es decir, en todo aquello que hago a diario. Un estilo de vida en equilibrio da como resultado una buena salud.

Cada vez son mas las personas que desayunan un café bebido, sacan de una máquina un aperitivo lleno de azúcar como desayuno, trabajan con un refresco light frente a su ordenador, no cambian su postura durante horas y por la noche  beben vino o cerveza para liberar su estrés.

 ¿Imaginas que tipo de salud se puede derivar de esos hábitos?

Las consecuencias de romper los ciclos naturales acordes a nuestra propia naturaleza son nefastas para nuestro cuerpo.

Cada cuerpo avisa de una forma: dolores, falta  de defensas, cansancio, etc. Yo misma lo viví en primera persona y concluí esta igualdad: “vida desequilibrada = mala salud”. La falta de orden, de prioridades, el no enfocarme en lo importante y dedicar tiempo a mi cuidado, me llevo a una situación de debilidad y sufrimiento. Gracias a mi inquietud por salir y a las mejores herramientas, llegue a descubrir ese orden saludable para mi salud y me libere del tabaco, el comer rápido, la ansiedad y un largo etcétera de malos hábitos que me han hecho otra persona, mucho mas saludable y feliz.

Ante todo existe un orden natural como el funcionamiento armónico que existe en la naturaleza, pero nos solemos dispersar de nuestro cuidado. En la sociedad de la inmediatez en la que vivimos, buscamos fórmulas rápidas  para solucionar nuestros problemas pero, en realidad, todavía hay mucha gente incapaz de lidiar con su dolor y abandonar malos hábitos para vivir con más energía y salud.

Y ¿como cambiarlo?

Todos queremos cambiar pero esos cambios solo se producen cuando sentimos una atracción hacia el placer o deseamos alejarnos de una situación dolorosa. Si nos observamos después de una temporada de hacer deporte más atléticos y delgados, nos animamos a seguir poniendo esa actividad en nuestra agenda. Y al contrario, cuando nos es difícil vestirnos o no aguantamos subiendo las escaleras, sentimos un dolor suficiente como para decidir perder peso, hacer más ejercicio, etc. No digamos cuando nos diagnostican un trastorno o un problema de salud.

¿En que situación te encuentras hoy? ¿Qué paso es el siguiente para acercarte o alejarte a tu salud? ¿Sabes todo lo que está en tus manos? 

Un coach de salud te puede ayudar.

En los próximos días iré describiendo como empezar a hacerlo paso a paso. 
¡¡Permanece atento o suscríbete a los artículos para recibirlos en tu e.mail!!

27 de octubre de 2014

6 formas de escuchar lo que necesita tu cuerpo

A veces nos desconectamos durante tanto tiempo de nuestro cuerpo, bien con entretenimientos o distraídos en otros asuntos, que no nos hacemos idea del impacto que puede tener en nuestra salud.

Recuerdo muchas noches en las que me acostaba con el móvil en la mano y a pesar de que ya percibía la pantalla un poco borrosa y se me caían los ojos, persistía en no mover mi cuello y seguía enganchada evitando escuchar mi dolor.


Hemos aprendido muchas formas inconscientes de huir de nosotros mismos, nos hemos habituado a ignorarnos y  perdemos la oportunidad de tomar acciones que nos ayudarían a sentirnos mejor.

Gracias a Dios la intuición, nuestra voz interior está siempre ahí para apoyarnos cuando nos sentimos mal. Los síntomas físicos son solo una forma que utiliza el cuerpo para hablarnos, pero existen otras vías en las podría estar avisándonos de algo importante.

¿Qué puedes hacer para conectar con esta guía interior y traducir la información que quiere mostrarte? 

Estos son algunos aspectos que puedes ir examinando:

Sentimientos
Algunas personas lo llaman "corazonadas" o tener "malas o buenas vibraciones". Quizá no puedas  saber que sensación tienes en tu interior ya que puede tratarse de algo vago como sentirte un poco incómodo, no estar al cien por cien, un sentimiento extraño en tu interior. Pueden brotar cuando estas cerca de algún familiar, algún compañero o persona conocida. Pon atención, puedes tener algo pendiente que comentar con ella/el, o quizá te hable de un bloqueo propio en algún aspecto de tu vida. Descubre que emoción secundaria (miedo, vergüenza, disgusto) puede haber detrás de ese sentimiento y escuchalo aunque te resulte difícil y pon manos a la obra, tu tienes las respuestas.

Emociones
Podemos equiparar los sentimientos a las emociones, sin embargo, para algunos, tienen diferencias sutiles. Una emoción puede parecer salir de la nada, como un síntoma en tu propio cuerpo. Quizá estés caminando por algún lugar, escuches algo que te dicen y sientas por ejemplo rabia. Aunque las emociones, al igual que los síntomas parecen nuestras y nos adaptamos a ellas, recuerda interrogarte cuando te sobrevengan para descubrir de que forma te pueden estar avisando de que no estás alineado con ese bien mayor que persigues para tu vida.

Síntomas
Podría ser cualquier sensación física como un hormigueo, escalofríos, fatiga, un "agujero en el estómago", etc. Una de las formas más fáciles de chequear ciertos síntomas corporales es respirar ampliamente varias veces hacia tus riñones y relajarse. Nos han educado para poner remedio e  ir tirando, y quizá pasar por alto lo que verdaderamente es necesario:  algún alimento específico, necesidad de re-ordenar el estilo de vida o un chequeo médico. 

Pensamientos
Existen momentos en los que viene un pensamiento a la cabeza pero la realidad es que la intuición está queriendo servirnos de guía. Recuerdo a mi amiga Marisa que sufría de episodios bulímicos y juzgaba su actitud como que no podía dejar de pensar en comida aún cuando no tenía hambre física. Durante una semana de observación de sus pensamientos descubrió que tras 30 minutos de tener esos pensamientos acerca de la comida, su nivel de azúcar bajaba de forma drástica y podía necesitar ir a urgencias. En esos momentos su cuerpo se sentía tan hambriento que ninguna cantidad de alimentos le podía saciar. Un efecto muy común si llegamos a tener el azúcar excesivamente bajo en sangre, es que se produzca un gran ansia por comer, además  lo haremos en exceso como manera de conseguir que se equilibren los niveles de azúcar en sangre.

Después de investigar los síntomas lo estaba sucediendo es que el sistema digestivo de mi amiga no funcionaba lo suficientemente bien como para captar las señales correctas de hambre en el momento adecuado. Su intestino delgado enviaba una señal de saciedad cuando su estómago estaba realmente hambriento. Pero en el estudio del caso, se dieron cuenta que su cuerpo estaba compensando esos problemas digestivos mediante el uso de sus pensamientos para enviar el mensaje de que "tocaba comer!". Marisa, comenzó a comer cuando pensaba en comida y funcionó muy bien hasta que su sistema digestivo pudo sanarse.

Nuestros cuerpos nos quieren! Cuando juzgamos las señales que estamos recibiendo como "malas" o "buenas", perdemos la oportunidad de permitir que nuestro organismo nos guíe hacia una mejor salud.

Sueños
Para algunas personas las señales vienen en los sueños. Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, creía que los sueños golpeaban ligeramente la mente inconsciente y quizá fuese así. En un estudio, personas con amnesia y sin ningún recuerdo consciente de su vida, tenían recuerdos de su pasado cuando soñaban. Estudios como este han llevado a los científicos a creer que cuando soñamos, estamos accediendo a partes de nuestro cerebro que no solemos utilizar durante la vigilia.

Si no estás seguro de que paso es el siguiente en tu vida, pregúntate antes de acostarte y ten la intención de tener un sueño acerca de ello. Otra forma de trabajar con los sueños es escribirlos al despertar y preguntarte qué significado pueden tener, pero sería necesario consultar a alguien experto ya que el lenguaje de los sueños es simbólico y puede resultar peor guiarse por aquello que interpretamos y recordamos sin mas.
  
Palabras
Louise Hay, autora del libro “Usted puede sanar su vida” e inspiradora de estas ideas, siempre ha sido una experta en  interpretar las palabras y determinar como condicionan los pensamientos y creencias personales. Después de superar un cáncer y varias enfermedades ha pasado su vida investigando la relación entre la forma en que nos hablamos y las cosas se suceden en nuestras vidas.

Poner atención a que nos decimos, que palabras utilizamos es otra manera de saber intuitivamente lo que funciona o no en nuestra vida. Por ejemplo, puedes encontrarte diciendo cosas como "Esto es muy duro para mi", "No puedo soportar esto", "El metabolismo comienza a fallar a los 40," o "Nunca me voy a aceptar"… 
Si te estas diciendo este tipo de mensajes puede que sea el momento de revisar tu sistema de creencias y ver cómo se pueden interpretar y modificar para mejorar tu salud. Recuerda que tu cuerpo escucha bien las palabras que te dices. 

Escucharse con curiosidad y escoger las palabras que nos decimos intencionadamente, son dos herramientas que nos programan para el bienestar.

¿Por donde te animas a comenzar?


22 de octubre de 2014

Meditación dinámica.

Desde que descubrí la meditación a través de una profesora de Yoga hace 3 años he ido integrándola en mi vida y utilizando aprendizajes para mi trabajo de desarrollo personal, mejora de la salud ( en el  sueño, energía, liberación de estrés, etc.) y conocimiento del "yo interior".


De mi aprendizaje quería transmitiros hoy un tipo de meditación que no solo consiste en relajar la mente, o detener el pensamiento sin más (algo que mucha gente rechaza por verlo un “sin sentido”, aún siendo un acto muy revelador), sino en la llamada meditación dinámica, que consta de 6  pasos enumerados por el profesor V. Lakhiani, que puedes ensayar si sientes curiosidad por cultivar tu parte espíritual.
Los pasos son:
1.  Conexión;  por el hecho de ser seres humanos, necesitamos sentir que estamos conectados con los otros. Primero según estás sentado, experimenta la conexión contigo mismo, luego con tus seres queridos, y expande el círculo mental a conocidos,a vecinos a desconocidos, …. hasta conectar con el resto del planeta.
2.  Gratitud;  expresa tu gratitud por las personas conocidas, lo vivido recientemente y que te ha ayudado  en tu proyecto, relaciones, familia ..y por las pequeñas cosas que te hacen disfrutar de tu vida a diario (empieza por tu casa, tu café matutino..)
3.   Liberación de las cargas negativas: Sería bueno soltar los sentimientos negativos que guardes hacia alguien/los conflictos. La liberación se consigue a través del perdón. Comienza por visualizarlo, siente que perdonas y vives la vida al entender sus enseñanzas. Siempre se puede perdonar o ir contemplando esa idea al acercarse el momento propicio y observarte a ti mismo, siendo mucho más que tus problemas.
4.   Visualización creativa: Visualiza cualquier deseo que tengas pendiente y como va a ser: un viaje, una fiesta, una reunión, etc. Vete perfilando en tu mente con detalle con quien será, dónde y como quieres que sea esa experiencia.
5.  Declaración de intenciones para el día: ¿Qué te gustaría hacer este día? ¿Qué te gustaría comenzar/terminar hoy? ¿Qué quieres que te pase?. Puedes pensar que hoy serás muy productivo en el trabajo, que vas a llegar a recoger a tus hijos para un paseo.. Etc. Fija una intención para todo lo que desees.
6.  Bendición: Pide ser bendecido, por la vida, por el cariño de la gente,  etc. contén esta energía en una respiración profunda. Siente esa sensación en tu cuerpo y la energía de que te impregnas y expandela hacia los demás.

Pruébalo, no tardarás más de 10 minutos en hacerlo y sentirás tu poder  creativo durante el día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...