SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

¿Tu primera visita a Contagiate de Salud

Descubre todo lo que podemos ofrecerte para ayudarte a conseguir una salud plena. Gracias por visitarnos!

¿Cansado de dietas? VIVE MAS, PESA MENOS

Reserva tu plaza y acude a nuestro taller presencial en Madrid donde descubrir todas las claves para gestionar tu peso para siempre

El Coaching de Salud como herramienta de cambio

Descubre lo que las sesiones de Coaching de Salud puede hacer por tí y tu salud

Únete a Contagiate de Salud y recibe 2 regalos

Suscríbete a nuestra lista y recibe los dos primeros capítulos de nuestro libro Contagiate de Salud y además, consigue un Cupón 2x1 para cualquier de nuestros talleres.

22 de diciembre de 2014

Palabras saludables para inspirar esta Navidad!

El descanso de estos días esta a la vuelta de la esquina y junto a tanta celebración pueden aparecer pensamientos sobre cosas que cambiar y hacer balance:

¿Estamos contentos de como nos han ido las cosas?
¿Conseguimos nuestros objetivos?
¿Llegamos a ponérnoslos?
¿Como nos sentimos?
¿Queremos continuar 2015 en la misma dirección?

Existen muchas cosas, quehaceres, personas que, con o sin intención, ponemos por delante de nuestro bienestar, pero uno no puede sentirse bien sin antes asegurarse el propio cuidado. Con ello no quiero decir que sea mucho, pero a veces olvidamos darnos siquiera el mínimo suficiente.

Me gustaría aprovechar este momento para darte las gracias por seguirme y querer mejorar tu salud. Desearte una muy Feliz Navidad y un Año Nuevo más saludable que este. Cada historia personal, cada momento de cambio del que he sido testigo, es la gasolina para seguir apostando por llenar la vida de conciencia por el propio cuidado, el de nuestro entorno y nuestra salud.

Como decía Emerson "No te dejes agobiar por tus problemas, déjate guiar por tus sueños" . Y para ello nada mejor que recordar estos consejos de Navidad del gran genio de los sueños, Walt Disney!


MUÉVETE

Mueve tu casa, tu cama, tu cuerpo.
Camina, sal por las montañas, sal de la rutina del trabajo, las relaciones y los patrones de vida. Cambia tu perspectiva. Acércate a aquellas personas con las que puedas ser auténtico y nutran tus sueños más locos. No necesitas mover montañas, trasladar una pequeña piedra puede hacer maravillas.

TOCA

Da abrazos en la panadería, en el parque, en las puertas de toda la ciudad. Besa a la gente en la mejilla. Acaricia a tu gato o tu perro un poco más. Saborea la sensación de un pañuelo de seda, de una pieza de madera, de las diferentes texturas. El musgo, las cortezas, las rocas y el agua. Mientras más lo hagas te sentirás más a gusto con el placer de tocar.

ESCUCHA

Siéntate en silencio y observa cuanto hay allí para ser escuchado.
Escucha a la gente, lo que realmente están diciendo. Escucha hasta la última nota de cada canción. Escucha tu voz interna, esa que solo escuchas cuando la confusión de cada día disminuye. Oye el susurro de las hojas, el llamado de las ranas, el crujido de la madera ardiendo en tu chimenea. Escucha con tu corazón y siempre escucha aquello que nunca es hablado.

SIENTE

El dolor, experimenta el gozo hasta que sientas que vas a evaporarte. Permítete reír hasta que te duela, siente el amor desde lo más profundo de tu corazón. Ríndete a la sensualidad de la vida. Enójate y expresa tu furia, si es el caso, pero hazlo a solas. Si no sientes de verdad, no estás vivo.

CONFÍA

Tu sabes lo que necesitas saber. Detén tus dudas. Aquella cosquilla interna es tu más alta verdad y ella te servirá del mejor modo. Te arrepientes cuando desconoces o niegas tu intuición. Ten esto en cuenta: Finalmente, tú y sólo tú sabes lo que es mejor para ti. Si consumes sin darte cuenta todo tu día pintando, eso es lo que debes hacer. Si te encanta caminar al lado del océano, encuentra la forma de llegar allí. Si no confías completamente en ti te conviertes en moho.

REÚNETE

Con los hombres y mujeres que Amas.
Toma el té acompañado, camina en compañía por el bosque, conversa y habla, lee en voz alta para otros.Celebra que tu cabello, tu piel, tu cuerpo y tus historias son diferentes a las de los otros y, a su vez, son completamente parecidas. Cocina y come en compañía.

RECIBE

Por una vez, deja de dar y dar y dar a todos menos a ti mismo.
Acepta los cumplidos con gracia. La voz que necesitas oír, el abrazo, ese momento para conversar, la comida en tu mesa, el dinero que necesitas, siempre serán suministrados. Ábrete a recibir, abre tus manos para que sean llenadas con abundancia. Recibe todas las cosas buenas que mereces y recuerda mostrar gratitud por tu vida.


¡Te lo deseo de corazón para esta Navidad!.




18 de diciembre de 2014

¿Buenos propósitos? 7 Claves para tener tiempo

Como cada final de año nos encontramos llenos de ilusión  por descansar unos días, cerrar proyectos y por supuesto hacernos buenos propósitos de salud. 

Una de las premisas del Coaching nos dice que calidad de los resultados que obtengas va a depender de la calidad de las preguntas que te formules y recordando a Einstein “no esperes resultados distintos si sigues haciendo lo mismo”. 

¿Qué puedes hacer diferente este año para conseguir de verdad esas metas que impulsarían tu salud y bienestar? 

Si estás  cansado de apuntarte a gimnasios y abandonar a la primera de cambio, si deseas ser una persona sosegada pero te come el estrés, si quieres perder peso y lo recuperas una y otra vez, si quieres desterrar hábitos malsanos pero te sientes sin energía, ha llegado el momento de cambiar de estrategia y enfrentar tus problemas de otra forma para notar ese cambio real.

Alguno de los obstáculos más frecuentes que suelen comentarse para abandonar los buenos propósitos tienen que ver con la falta de tiempo, de dinero o la falta de motivación, ¿lo has vivido alguna vez...?

Bajo mi punto de vista en muchos de estos casos el principal obstáculo está en que se carece de claridad sobre lo que se quiere hacer y, sobretodo, se desconoce la mejor forma de hacerlo.

Otras veces el problema es uno mismo. No acabamos las cosas o las dejamos a medias, posponemos todo hasta el último minuto,  somos demasiado perfeccionistas o unos expertos en poner excusas en cuanto al tiempo, las circunstancias, las dificultades etc.

Si dedicarle tiempo a ti mismo es uno de los obstáculos que tienes para no cumplir con tus propósitos de año nuevo, prueba a seguir estos consejos y ver el impacto que tienen en tu vida:

1.      Decide cómo quieres invertir ‘el tiempo para ti mismo’. Si tuvieras 15 minutos, media hora, una tarde o un día entero, ¿qué harías para sentirte en forma, relajado, inspirado? Elabora una lista y tenla a mano cuando empieces a organizar tus horarios.

2.      Fíjate en las cosas en las que pierdes el tiempo a diario. ¿Revisas constantemente tus emails? ¿Respondes a llamadas personales a todas horas o en el trabajo? ¿Corres hacia el supermercado a diario en lugar de planificar una compra semanal? Tómate el tiempo necesario para organizar tus obligaciones y disfrutarás de mucho más tiempo para ti mismo del que te imaginas.

3.      Aprende a decir que “NO” a peticiones de cosas que realmente no acompañan tus objetivos o simplemente no te aportan ninguna satisfacción. Valora el pedir ayuda en aquellas obligaciones que no precisan que las hagas tú mismo y te roban mucho tiempo.

4.       Al comienzo de cada semana tómate unos minutos para asignar los tiempos para todo lo que has de hacer, incluido el ‘tiempo para ti mismo’. Asígnale a tu tiempo personal la misma importancia que a todas las demás obligaciones de la semana y no transijas.

5.      Reserva 20 minutos a diario para descanso, desconexión o meditación. Haz algo que te ayude a olvidar responsabilidades, y que libere tu mente, permitiéndote estar a solas con tus pensamientos. Crea un ritual diario, como tomarte un baño, escuchar música, salir a caminar o meditar. Procura que sea algo que te haga ilusión.

7.      Deja de sentirte culpable por tomarte tiempo para ti mismo y empieza a darte cuenta de que a la larga, todos se benefician de ello. Cuando estás cansado, estresado y sientes que tiran de ti por todas partes, resulta muy difícil dedicarte plenamente a tus obligaciones. Recuerda: ‘el tiempo para uno mismo’ no es un acto egoísta, sino que es esencial para cuidar de uno mismo y de los demás.

No desees disponer de más tiempo para ti mismo, ¡comprométete a añadirlo en tu plan semanal!.
Mi consejo de año nuevo es que dediques más tiempo a ti mismo y te pongas manos a la obra para cambiar todos aquellos hábitos que hacen que vivas insatisfecho y afectan a tu salud.

Si quieres conseguir tus propósitos y estar mejor contigo mismo no dejes que tus propósitos de año nuevo se queden en una bonita idea. Pregúntate:

¿Qué es lo que quiero poder decir sobre mi mismo al final de 2015?



15 de diciembre de 2014

3 consejos para cambiar tus malos hábitos

A veces estamos tan mentalizados de no ser capaces de conseguir lo que deseamos, que optamos por seguir instalados en nuestras dañinas pero cómodas rutinas.

Una mujer me comentaba esta semana que había decidido tantas veces hacer dieta después de Navidad, que ya no se lo tomaba en serio y parecía resignada a fallar.

Es una pena que demos tantos pasos en falso y a estas alturas del año, tendría sentido preguntarnos como podemos solucionarlo. Perdemos la confianza en nosotros mismos y tenemos que cargar con las consecuencias físicas y psicológicas de no poder conseguir esos buenos hábitos que tanto nos ayudarían a prevenir enfermedades, tener mayor calidad de vida o simplemente, vernos mas guapos :-).

Por ello, si este año deseas conseguir cambios reales para tu salud a través de cambios saludables, toma unos minutos e indaga en estos tres pasos:

1. Identifica tus saboteadores 

Existe una parte de ti que no te considera capaz de llegar donde deseas, simplemente porque se ha acomodado a la idea de seguir siendo como eres. En el fondo aunque no nos satisfaga, se está cómodo así, no hay riesgos y no se puede perder.  ¿Qué podemos hacer? Podríamos escoger entre: justificarla, ignorarla o entenderla.

Para mi el riesgo de justificar esa parte acomodada que no se fía de uno es arriesgarse a abandonar a la primera de cambio. Ignorarla no es lo mejor, porque tarde o temprano nos pillará desprevenidos. La pauta que funciona es indagar sobre ese miedo a cambiar, conectar con las ganancias y retarle a salir con las mejores herramientas.

2. Descubre los desencadenantes de tus malos hábitos

¿Qué situaciones te llevan a reproducir el mal hábito que deseas cambiar? Por ejemplo; puede que para fumar sea el tomarte un café después  de comer, o para beber alcohol, llegar a casa y sentarte en el sofá, o para comer chocolate estar con gente que te estresa, etc. Al identificarlos, puedes evitarlos o modificarlos para que te faciliten el avanzar en tu cambio.

Una de las grandes prácticas que existe en todas las tradiciones espirituales es la de aprender a estimular la mente de manera positiva. La visualización y las afirmaciones son métodos poderosos para poder cambiar los esquemas de pensamiento.

Imagina que cambio puedes hacer antes de que te sorprenda el saboteador de siempre. Nuestra mente responde a patrones muy arraigados y nos puede perjudicar anticipando sufrimiento o disgustos irrealistas, sin dejarnos cambiar.

Y como tercer consejo, algo fundamental:

 3.  ¡¡Renueva tu compromiso periódicamente!!

Ya se trate de hacer ejercicio, tomarse las cosas con más calma o comer mejor, cualquier cosa que desees cambiar en tus rutinas necesitará ser revisada periódicamente en aras a consolidarse y producir los efectos que deseas.


¿Deseas hacer cambios positivos en tu salud y no sabes por donde comenzar?

En el transcurso del cambio de hábitos un coach experto en salud, diseñará junto a ti estrategias para superar los obstáculos que te impiden conseguirlo, y hará un seguimiento activo de tus avances estando atento a los logros para que se hagan evidentes y duraderos.

Un proceso de coaching tiene el objetivo de ayudar a las personas a tomar las riendas de su salud para mejorarla o llevarla a un nivel superior de forma eficaz.

Y tu ¿quieres tener mas salud?

9 de diciembre de 2014

Las alarmas de la salud

En esta era que vivimos llena de distracción y ruido, nuestro cuerpo puede generar una mayor insistencia para que le prestemos atención a través de su lenguaje de síntomas.

Los síntomas se presentan en muchas formas a lo largo de nuestra vida: dolores, cambio de humor, malestar digestivo, etc.

El síntoma es un aviso útil de que nuestra salud puede estar siendo amenazada, ya sea por algo físico, mental, emocional, o una combinación de todas esas cosas.

El síntoma es como la alarma de incendios. Cuando suena la alarma, ¿ves la alarma como un problema? ¿empezarías a quitar las pilas o apagar la alarma o empezarías a evacuar el edificio y llamar a los bomberos?

Visto de esta manera si empiezas a toser, ¿crees que la tos es mala y tienes que suprimirla de inmediato, o crees que puede ser buena (por ejemplo al final de un catarro) porque está eliminando toxinas del sistema respiratorio?

Se dice que no hay enfermedades sino enfermos y estoy completamente de acuerdo con esta afirmación. Para Hipócrates (nombrado padre de la medicina occidental), toda la actuación médica debe estar orientada al establecimiento de un tratamiento que abarque a la totalidad del ser humano, tanto en su esfera física como psíquica y en su relación con el entorno, pero individualizando el proceso.

Hipócrates contaba que el ser individual estaba débil por un estresor emocional, físico o social, y por eso caía enfermo. Una persona que trabaja 12 horas al día, 7 días a la semana, no duerme bien y no come bien es más propenso a tener desequilibrios en el cuerpo y mente, llevándole a carecer de energía, tener problemas con de peso, dolores, en comparación con otra persona que puede alimentarse con una dieta equilibrada, trabajar 6 horas al día durante 5 días y descansar tranquilamente los fines de semana. Uno es más propenso a manifestar síntomas que el otro.

Pero ¿qué es la salud, estar saludable?

¿Te parece que una persona con buena salud es alguien que no tiene síntomas,  que solamente se encuentra bien?

Si eso es tu definición de salud, ¿qué piensas de un niño que está bien y al día siguiente coge un resfriado que se complica en neumonía?, y de un hombre que dice “no tengo nada” y de repente padece un infarto, o bien de una mujer que se encuentra estupendamente bien va al médico y se le diagnostica un cáncer de mama. ¿Han perdido su salud de repente o bien no contaban con ella desde un principio?

Muchos procesos de enfermedad necesitan meses y hasta años para declararse exteriormente como tal. Por lo tanto, la salud es mucho mas que como uno se siente. La salud, podemos decir que es la habilidad del cuerpo para adaptarse a los cambios (del estrés físico, mental y químico) sin perder su propio equilibrio interno.

Según la Organización Mundial de la Salud, la salud no es simplemente la ausencia de síntomas sino va mucho más allá. Su definición oficial de salud integra “bienestar emocional, bienestar físico y bienestar social”. Ha sido demostrado repetidamente mediante estudios que la salud emocional tiene un efecto directo sobre la salud física y cuando gozamos de bienestar emocional y físico, podemos compartir ese estado en nuestro entorno, familia y amigos creando así una sociedad más sana, de dentro hacia fuera. 

Ese es mi deseo a través del Coaching de salud. Ayudarte a poner atención sobre tu salud, poder traducir lo que necesita tu cuerpo y poner las medidas adecuadas para recuperar ese estado de equilibrio que te hará aumentar cada día tu vitalidad y sensación de bienestar.

Si tienes algún tipo de síntoma, algún dolor o hace tiempo que no te haces un chequeo acude enseguida a tu médico y, al mismo tiempo, comienza a preguntarte que haces o dejas de hacer cada día para añadir salud a tu vida.

¿Estas atento a las alarmas de tu cuerpo? ¿Te cuidas como te gustaría? 


No dejes de escucharte...! tu cuerpo y tu salud te lo agradecerán😊.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...