SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

¿Tu primera visita a Contagiate de Salud

Descubre todo lo que podemos ofrecerte para ayudarte a conseguir una salud plena. Gracias por visitarnos!

¿Cansado de dietas? VIVE MAS, PESA MENOS

Reserva tu plaza y acude a nuestro taller presencial en Madrid donde descubrir todas las claves para gestionar tu peso para siempre

El Coaching de Salud como herramienta de cambio

Descubre lo que las sesiones de Coaching de Salud puede hacer por tí y tu salud

Únete a Contagiate de Salud y recibe 2 regalos

Suscríbete a nuestra lista y recibe los dos primeros capítulos de nuestro libro Contagiate de Salud y además, consigue un Cupón 2x1 para cualquier de nuestros talleres.

30 de noviembre de 2015

3 Errores que te impiden vivir una vida plena y saludable

De nuevo toca mirar a los propósitos que hiciste a inicios de año para vivir una vida más plena y saludable, ¿cuántos de ellos has cumplido?.

Hacer ejercicio, comer más sano, abandonar el tabaco, gestionar el estrés..., suelen ser propósitos que aparecen cada año en las listas de la gente que valora su salud, pero ¿como pueden continuar ahí? 

Esta es una de las quejas que mas escucho cuando acompaño a mis clientes: ¡¡“Siempre surgen cosas mas urgentes que hacer”!!. La percepción de que los propósitos para cuidarse no encajan en nuestra vida suele incitar a relegarlos constantemente al final de la lista


Si has conseguido instaurar algún hábito saludable en 2015 te felicito, pero si aún tienes objetivos importantes de salud que cambiar, no te desesperes. Es momento de revisar algunos errores y probar otras estrategias para generar la energía que necesitas, y vivir con mas salud y armonía.

Todo comienza por la mente. Planificar es necesario para generar bienestar, y hoy quiero enumerar tres frecuentes errores de planteamiento que pueden frenar tu bienestar:

ERROR Nº 1. “El que mucho abarca poco aprieta”.
En general queremos ir al gimnasio, hacer dieta estricta, empezar un curso de pilates, etc. pero sabemos que el que se propone hacer muchas cosas, termina por no hacer ninguna. 
¿Por qué no aprender de una vez de ello y comenzar por incorporar pequeños cambios en la rutina diaria?. Recuerda que la salud se configura por las pequeñas decisiones repetidas sistemáticamente;escoger platos saludables, desplazarse de un sitio a otro caminando, limitar la accesibilidad a Internet, etc.

ERROR Nª 2.  “Los excesos se pagan”
Nos solemos centrar en el castigo y no en bienestar. A principios de año una clienta me decía que quería comenzar a hacer mucho ejercicio como una especie de penitencia por los excesos navideños. Este enfoque puede conducir a la evitación. Por el contrario, ¿Te motivaría más ser consciente de la energía que generas al hacer ejercicio, ser más positivo con los demás, abrirte a nuevos contactos para conseguir tus metas?  Observar la vida saludable como algo atractivo y placentero en lugar de como un castigo,  puede ser un mejor motivador para comenzar.

ERROR Nº 3. “Soy así y no puedo cambiar”.
Generalizar sobre como y quienes somos puede construir un muro que repele todo intento de cambio hacia ese "yo saludable". Pensar en términos de quien quieres llegar a ser ayudará a cambiar creencias y actitudes, y animará a tomar esos pequeños pasos saludables con mayor convicción. Por ejemplo, en lugar de decirte "soy muy vaga para el deporte", podrías redactar: “cada día soy una persona mas activa que come conscientemente”.


Quizá este año tengas nuevos objetivos de salud, pero, esta vez comienza por plantearte simples cambios graduales para asegurarte el resultado al final y que de verdad funcione. 
Además, no hace falta llegar a los excesos navideños para pensar en cambiar. 

¡¡¿Que error de planteamiento necesitas eliminar para introducir alguno de esos hábitos saludables hoy?.!!

23 de noviembre de 2015

Coaching de Salud, toma las riendas de tu Salud

¿Por qué tanta gente se queja de su salud hoy en día? con la de recursos que tenemos a nuestra disposición, ¿tenemos ese nivel de energía física y mental que desearíamos?

La realidad es que todos queremos sentirnos sanos, deseamos ser más dueños de nuestras vidas y encontrarnos mejor pero existe un enorme abismo entre querer sentirnos mejor y la realidad cotidiana del enorme desgaste mental y físico, la comida excesiva, el sedentarismo y la falta de tiempo para relajarnos.

El Coaching de salud ofrece un conjunto de experiencias, aprendizajes y opciones diseñados específicamente para promover hábitos de vida saludables.

Los coaches de salud, son profesionales del coaching que utilizan una poderosa metodología basada en la psicología del coaching, técnicas neurolingüísticas y de comunicación, que dan lugar a una relación especializada que impulsa la salud personal.




De acuerdo con las declaraciones de la Organización Mundial de la Salud, "La promoción de la salud es el proceso de habilitación para que las personas incrementen el control sobre su salud y la mejoren" y en esta línea actúa un coach de salud.

El Coach de salud está entrenado para ayudarte a conseguir que bajes peso, que abandones malos hábitos, que mejores el control de una enfermedad crónica, que instales unos hábitos saludables en tu familia o que sepas manejar el estrés confiando en tu poder de cambio.

Desde la experiencia personal y no el mero asesoramiento, puedes descubrir qué cosas están limitando tu propio bienestar y como superarlas. Durante el proceso de darás cuenta de que el peso, el nivel de colesterol, los síntomas de estrés, etc. en la mayoría de las ocasiones son los resultados de las elecciones que haces en tu día a día y de tu estilo de vida.

La mejora de una enfermedad se facilita tomando conciencia de todo aquello que nos da poder o nos lo quita y aprendiendo a escuchar todos los mensajes (simbólicos o explícitos) que el cuerpo nos envía. Pero todo ello, la mejora o incluso la curación exigen de tu acción.

Y, ¿para qué sirve el Coaching de Salud?

El coaching de salud es la nueva herramienta válida para potenciar tu bienestar. Podriamos recordar la situación 10 años atrás cuando los entrenadores personales tenían que explicar que valor personal que ofrecía un coach ejecutivo, deportivo o de equipos. Hoy los coaches de salud se enfrentan al mismo reto pero en un campo primordial como es el de la salud y el bienestar.

La mayoría de las personas que lidian con problemas de baja forma, nutrición y estrés en general no tienen tiempo para ir al gimnasio, no les gusta el ambiente, quieren mayor privacidad o necesitan un apoyo personalizado que desestigmatice su problema.

Mucha gente tiene problemas de salud que, sin ser patológicos, y necesitan un acercamiento diferente para reaccionar y poder cambiar. Por ej.  comen mal o demasiado debido a su ritmo de vida, no hacen ejercicio porque su energía es baja, empiezan dietas y las abandonan,  están decaídos por la calidad de sus relaciones y un largo ecétera.

Desafortunadamente y en materia de salud, aunque se sabe lo que hay que hacer cuesta ponerse en acción y el problema se cronifica.  Lo más común es tener exceso de intención y una pobre ejecución, no se cuenta con la convicción suficiente para abordar lo que a priori se ve como un largo, imposible o tortuoso camino.

Los coaches de salud están entrenados para trabajar comenzando desde la mente, que es donde comienzan los cambios de cualquier hábito, mediante procesos que nacen del autodescubrimiento y la elección personal, a través de preguntas poderosas que mueven a la acción, dando un feedback constructivo libre de juicios y valioso a la hora de impulsar progresos voluntarios, conscientes y duraderos.

Un coach de salud te va a capacitar para poder:

- Definir tu propia visión de bienestar
- Tener claro lo que quieres cambiar
- Mantenerte conectado con lo que te hace desear esos cambios
- Desarrollar estrategias para superar los obstáculos hacia tu visión
- Dar pequeños pasos semanales hacia tus objetivos
- Ir más allá o más rápido de lo que hubieras ido tu solo

A qué te comprometes tú:
Como cliente de coaching deberás estar dispuesto a:

- Prepararte para tomar conciencia y hacer cambios
- Tomar responsabilidad y querer mejorar al menos en un área de salud en tu vida ya sea ejercicio, nutrición, peso, estrés, o estilo de vida
- Reconocer que el camino hacia el éxito y hacia una salud mayor no es algo que cambia de forma repentina y que podrás experimentar retrocesos durante el camino hacia el éxito
- Invertir al menos 3 meses par ver cambios duraderos

Por lo general se necesitan varias sesiones, semanales o bisemanales, para arrancar el proceso y poder pasar posteriormente a una fase de mantenimiento con plazos variables.

Probablemente no exista una inversión mejor en el mundo que poder mejorar tu salud, forma física o mental tanto a corto como a largo plazo. Se acerca un momento del año en el que plantearse cambios duraderos, esos con los que llevas lidiando durante tantos años.

Reflexionarás sobre tu estilo de vida y tu salud, te sentirás y aparentarás mucho mejor a corto y largo plazo y prevendrás potenciales enfermedades que se pudiesen haber derivado de no haber cambiado tu estilo de vida a tiempo.




19 de noviembre de 2015

10 consejos para viajar con salud

Uno de los momentos donde se ponen a prueba nuestros hábitos saludables es a la hora de viajar.
Salir de nuestra rutina, bien sea por negocios o simplemente por un período vacacional, hace que los hábitos que tanto han costado reafirmar se vean desafiados y nuestro compromiso por una vida saludable sea puesto a prueba.

Como en todo, la preparación y previsión de lo que nos vamos a encontrar nos puede ayudar a pasar con nota este reto. 

Por ello, antes de comenzar un viaje os hacemos las siguientes recomendaciones:


  1. Elige un destino saludable: Puede parecer obvio, pero la elección del destino que hagas marcará en buena medida el comportamiento que tendrás. En el blog de GoEuro  puedes ver una selección de destinos saludables en Europa. Regiones como Bad Gastein en Austria ofrecen multitud de actividades al turista, desde senderismo o esquí hasta balnearios con aguas termales. El turismo de relajación o bienestar es una tendencia creciente, por lo que ya no hay excusa para no compaginar salud y viajes.
  2. Vigila tu alimentación: Cuando estamos de viaje solemos relajar la calidad y cantidad de lo que comemos. Recuerda que lo que es insano en tu ciudad es insano también a 500 kms. Por lo tanto, procura evitar la comida procesada, haz cenas ligeras y toma las opciones saludables Ello te permitirá mantener tus niveles de energía y aprovechar al completo tu destino.
  3. Haz del agua tu aliada. Fácil de encontrar en todos los destinos, estar hidratado adecuadamente es una garantía de éxito. Lleva encima siempre una botella (así además evitarás pagar un sobreprecio en los sitios de turistas).
  4. Evita la sobredosis de cafeína: Uno de los mayores errores que solemos cometer en los viajes es tomar demasiada cafeína. Aunque al principio pueda resultar tentador y estimulante, terminará desgastándonos y exigiendo niveles cada vez mayores.
  5. Mantén tu rutina de ejercicio: No es necesario que tu hotel tenga gimnasio (puedes confirmarlo antes en su web). Utiliza tu propio cuerpo en la habitación (esta rutina puede ayudarte) o sal a correr por los alrededores (asegúrate antes de que son seguros), pero no rompas tu hábito de ejercicio.
  6. Camina: Una buena manera de eliminar los excesos que puedas cometer, conocer la ciudad desde otro punto de vista y por qué no, ahorrar algo de dinero que invertir en algún museo o atracción turística.
  7. Garantízate el suficiente descanso: Otro clásico;  con la intención de apurar la visita recortamos horas al sueño y nos pasamos el siguiente día como zombies de un lado para otro. Evita este error respetando tus horas de sueño y garantizando el descanso adecuado.
  8. Comparte tus intenciones: Salvo que viajes sólo, es muy importante que tus propósitos saludables sean compartidos o al menos conocidos por los que te acompañan, incluso antes de iniciar el viaje. Esto evitará discusiones sobre el terreno y te hará más fácil mantener tus hábitos.
  9. Haz lo que puedas: Pese a todo, habrá momentos en los que tengas que dejar a un lado tus intenciones para probar esa delicatessen local o visitar ese club nocturno de moda. Asumelo como parte de la experiencia y...
  10. DISFRUTA DEL VIAJE: No te olvides del componente emocional y relacional de la salud. Al final, lo que recordaras de este viaje será la experiencia, lo que viviste y sentiste allí. No dejes que ser demasiado estricto con tus hábitos te lo estropee. Ten equilibrio y disfruta.

    Estas son nuestras recomendaciones, ¿que trucos os han funcionado a vosotros a la hora de mantener vuestras rutinas saludables?

    PD: Ayúdanos a contagiar de salud. Si conoces a alguien a quien sus viajes le impiden una vida saludable, envíale el artículo por email. Y si te ha gustado, compártelo en la red social que más uses. GRACIAS


17 de noviembre de 2015

¿Cómo te ves de aquí a 10 años? La importancia de tus hábitos

Hoy te quiero formular esta pregunta: ¿estás satisfecho con tu salud actual?

Si tu respuesta es “no” y sin embargo continuas repitiendo los mismos hábitos que te han llevado hasta donde estás hoy, quiero informarte de que cada año que pase aumentará tu grado de insatisfacción contigo mismo y con tu vida.

Algunos de nuestros comportamientos habituales pueden proporcionarnos satisfacción inmediata en el momento de realizarlos (un café, mirar el email cada 30 segundos, otro cigarro, ver cotilleos...), pero no suelen tener el mismo impacto positivo a largo plazo en nuestra salud. Muchos de ellos pueden ser vías de escape temporal, pero nada más.

Cuando conseguí mi primer teléfono móvil me di cuenta de todas las facilidades que tenía para estar conectada con amigos, aficiones, novedades, etc. y me acostumbre a llevarlo como a mi perrita, a todas partes J.!! Llegué a coger muchísima habilidad con los dedos y escribir mensajes rápidamente, respondía a todo el mundo en el momento, pero esta habilidad no produjo efectos positivos o muy significativos en mi salud.
  
Por ello decidí reemplazar este mal hábito y dedicar esos espacios de tiempo para conectar con mi hija (hablarle mirándole a la cara), escribir en mi blog o hacer algo de ejercicio. Probablemente me he perdido muchas actualizaciones interesantes, alguien se habrá molestado conmigo, habré dejado de ver vídeos muy graciosos… pero hoy me siento mucho mejor conmigo misma tras haber recuperado  la conexión conmigo misma y mi familia, el dedicar tiempo a preparar comida saludable o sentirme en forma.

Tómate un momento para pensar en el impacto que tienen tus hábitos actuales en tu vida...
¿Te están conduciendo por el camino de la salud y la felicidad?

Hoy te quiero pedir que reflexiones sobre si una corrección pequeña de tu rumbo actual podría marcar la diferencia en tus próximos 10 o 20 años.

Quizá veas que ese objetivo se sitúa a muy largo plazo, pero el tiempo pasa rápido y tal vez tu “Yo Saludable” (ese ideal de persona a la que aspiras...)  agradecerá que tu “Yo Actual” tome la decisión de escucharle, de ver mas allá  y diseñe un plan progresivo de abandonar ciertas rutinas que no están aportando nada bueno a su salud, ni prosperidad.

Por todo ello y para finalizar este post te propongo realizar un pequeño ejercicio:

Cierra los ojos unos momentos e imagina que tienes la posibilidad de realizar un encuentro con tu “Yo Futuro” 
El, ella,  aparece aquí y ahora delante de ti y te permite observarla con 10 años más. 
Ahora puedes observar con detalle el efecto que tus hábitos han ocasionado en tu físico y salud futuros.

 ¿Como te ves con esos 10 años de más? 
¿Qué buenas rutinas sigues? 
¿Qué sabias peticiones escuchas de tu "Yo Futuro"  para empezar a mejorar?

Tu decides...



Foto: Shutte rstock

9 de noviembre de 2015

¿Eres un comedor emocional? 7 formas de saberlo

Nuestras emociones pueden hacer que cometamos muchos actos impulsivos, como por ejemplo, comer en exceso.

¿Cuántas veces te has pillado utilizando la palabra “devorar” “atracón”... o te has auto-increpado sobre todo lo que no deberías haber comido durante el día? ¿Tiendes a coger comida y comerla viendo la televisión? ¿te tienta recordar la comida sobrante o pensar en lo que tienes en la nevera?

Todos estos escenarios tienen algo en común: cierto malestar interior que nos recuerda que cuando se trata de comida, no somos la mejor persona del mundo.
¿Te gustaría  poder identificar cuando comes por razones emocionales o por el contrario, te nutres para alimentar tu verdadera hambre?




Estas son 7 formas con las que puedes descubrirlo:

1. El hambre viene de repente. En un minuto te puedes sentir bien pero aparece un disparador, repentinamente sientes la necesidad de comer algo ya!
2. Deseas comer de forma ansiosa un alimento en particular o al contrario podrías comer cualquier cosa que tuvieses a la vista. Si existe un desencadenante emocional, probablemente fluctuaras de un extremo al otro.
3. Comes cualquier cosa sin percibir su color, textura, olor o preparación. Comer es lo único en lo que estás enfocado en ese momento
4. Tu cuerpo demanda comida inmediatamente. El hambre no es algo que pueda esperar
5. Tienes la capacidad de seguir comiendo, incluso si estas lleno o sabes que ya has comido mucho. Terminas con toda la ración de helado, cuando una sola bola te hubiese bastado.
6. Algo desencadenó una respuesta emocional. Si lo piensas, justo antes del comer emocional,  existió un desencadenante que disparó tu hambre. La emoción probablemente es negativa (frustración, preocupación, aburrimiento).
7. Después de comer te sientes culpable. Este es probablemente el más revelador de todos. Si pensamos en saciar nuestro hambre de forma natural, la culpa nunca formará parte de la foto completa. Cuando el león corre a cazar y se come a su presa, se acuesta plácidamente a descansar bajo un árbol. ¿Cómo te sientes después de haber comido de más?

Tal vez has identificado alguno de estos comportamientos en tu propia vida y deseas romper ciertos patrones de alimentación emocional.

Si es tu caso, la mejor manera para comenzar a atajarlo es aceptar el hecho de que las emociones, por si mismas, nunca pueden tener hambre. Sin embargo, la transición de una emoción a un comportamiento determinado ocurre de diferentes formas, bailar de alegría, abrazar o animar a nuestro equipo favorito.

¿Que emociones experimentas en muchas ocasiones y alimentas con comida? aburrimiento, cansancio, ira, miedo, soledad...

Hoy te propongo que en lugar de permanecer rumiando todas ellas, dediques un poco de tu tiempo a descubrir las causas subyacentes que tienen esos malestares para cubrirlos adecuadamente.
A veces no es suficiente con podar las ramas de un árbol para que siga creciendo, hay que descender por el tronco y llegar hasta las raíces para averiguar de dónde surge el problema.

Antes de que sea más tarde e incluso puedas llegar a experimentar síntomas físicos o enfermedad, existen nuevas formas de atajar los problemas para llegar a disfrutar plenamente de la comida y de la vida. Solo es necesario tomar la decisión de iniciar un camino mas saludable.

De momento puedes comenzar a cambiar tus comportamientos impulsivos, siguiendo alguno de estos consejos:

-       Aléjate de donde estás y haz una lista con lo que te preocupa; muchas veces el estrés, tu situación personal, la presión familiar, son demasiado fuertes y se necesita tomar distancia para poder pensar con claridad

-       Habla con un amigo sobre ello, te servirá para tomar perspectiva o simplemente para sacar de tu mente todas esas dudas sobre lo que te sucede, o como puedes ocuparte mejor de ti mismo.

-       Respeta el tiempo que te dedicas; date un buen baño,  haz un pequeño viaje, sal a dar un paseo que alimenta el alma y no castiga el cuerpo. Dedica un tiempo a lograr aquello que deseas en la vida y obtén ayuda para saber como empezar.

¿Alimentas alguna emoción? ¿Que necesitarías para saciar tu necesidad adecuadamente? 

22 de octubre de 2015

¿Cómo podemos crear un nuevo hábito?


Un hábito se puede definir como la repetición de un comportamiento determinado en el tiempo.
Algunos hábitos mejoran nuestra vida; utilizar un  “por favor” o “dar las gracias” son rutinas de buena educación que utilizamos repetidamente y sientan bien, sin embargo, otras conductas se basan en comportamientos no tan favorables: comer justo antes de dormir, trasnochar viendo televisión cuando al día siguiente hay que madrugar, mirar el móvil cuando conversamos con una persona, etc.

Lo ideal sería poder elegir nuestros comportamientos de forma consciente. Muchos hábitos se comienzan de forma accidental o por imitación cuando en realidad son cosas que nos gustaría dejar de hacer, pero que ya tenemos incorporados como patrones rutinarios y realizamos de forma casi automática.

Pero los nuevos hábitos también se pueden crear. Cuando realizamos un determinado comportamiento éste ocasiona una respuesta en el hipocampo de nuestro cerebro. Por tanto esa es la forma de crear una nueva respuesta y automatizarla con la repetición. Sólo hay que practicar nuevas conductas para poder registrar su efecto en nuestro cerebro, repetirlos durante un tiempo e incluirlos automáticamente en nuestra rutina.

Y ¿como hago para crear un nuevo hábito?

En realidad no es tan difícil sobre todo, si sigues estos consejos:

1º. Identifica el hábito nocivo que quieres dejar, es decir, toma conciencia del hábito inadecuado que te está perjudicando. No se puede cambiar lo que no se conoce.

2º. Describe el hábito específico con el que quieres sustituirlo. Si quieres dejar de fumar, tienes que decidir que otro hábito vas a realizar cuando se disparen las ganas de coger un cigarro.

3º. Imagínate a ti mismo realizando el nuevo hábito de forma detallada, date cuenta de cómo lo haces, con quien estás, dónde lo desarrollas, como lo haces y compromete con todo tu ser para fortalecer esa nueva conducta.

4º. Medita sobre el beneficio de realizar este nuevo hábito para ti y tu salud. Asegúrate que es algo que deseas tú y no una motivación de otra persona.

5º. Identifica los desencadenantes del hábito que quieres desterrar. El mal hábito se dispara en situaciones concretas, por ej. comer cuando te sientes estresado.

6º. Crea un nuevo desencadenante para sustituir tu viejo patrón de actuación y recuerda usarlo inmediatamente. Para el ejercicio, puedes hacer deporte justo después del trabajo. Se constante, cuando el desencadenante suceda, ejecuta el hábito de inmediato. Cuanto más constante seas con ello más débil será el hábito anterior.

7º. Date cuenta de los progresos que hagas aunque sean pequeños y reconócetelos. Prémiate de alguna forma sencilla para que tu cerebro registre la recompensa.

8º. Practica, practica, y practica…El nuevo comportamiento irá creando una conexión en tu hipocampo hasta que lo repitas de forma inconsciente, además de la satisfacción que conllevará vivir los resultados del nuevo hábito.

¡Decide cambiar para estar mejor!

¿Cuál es el hábito que quieres abandonar hoy mismo y qué nuevo hábito comenzarás para sustituirlo?

"La motivación es lo que te hace comenzar. El hábito es lo que te hace seguir." - Jim Ryun

13 de octubre de 2015

8 claves contra las micro-adicciones

Hace tiempo descubrí el concepto de "micro-adicciones" y su descripción me apasionó, por ello, hoy te propongo conocerlo.

¿Qué son las micro-adicciones? 
Podríamos definir las micro-adicciones como aquellos pequeños hábitos que hacen que no puedas vivir la vida que realmente quieres. Son lo suficientemente pequeños para que no te percates, pero lo suficientemente molestas como para entrar en tu vida e impedir que desarrolles tu potencial absoluto.
¿En que hábitos repetitivos desagradables estas pensando? 
A mi se me ocurren unos cuantos:
·            -   El hábito frustrante de buscar la aprobación de otros cuando sabes que deberías confiar en tu propio instinto.

·            -  Utilizar la televisión como mero entretenimiento o evasión, gastando el tiempo en ver como viven la vida otros en lugar de crear y mejorar la vida propia.

·            -  Presuponer lo que va a pasar (lo que van a pensar, lo que van a decir, lo que van a hacer otros…) en lugar de ir a por lo que deseas comprometiéndote día a día.

·            -  Revisar el email 15 veces al día, engancharte a cualquier noticia, ver vídeos, juegos de Internet cuando podrías estar progresando en tu propia salud y desarrollo personal. etc., etc.
Un par de hábitos de este estilo pueden pasar desapercibidos pero como cuando las algas se acumulan en una parte del mar, pueden llegar a ser muy molestos.
“La  cadena de un hábito es por lo general demasiado fina para poder sentirla, hasta que llega a ser demasiado pesada como para poder romperla”, Samuel Johnson.
Reflexionando sobre como transformar mis propias micro-adicciones en favor del desarrollo personal, te propongo ocho claves para allanar este camino: 
1.-  Haz todo lo mejor que puedas
Date cuenta de que tu nivel más alto de rendimiento varía según el momento o la energía que tengas durante el día. Teniendo esto presente, cualquier cosa que estés haciendo hazla lo mejor posible. Esta premisa hará que te deshagas del papel de víctima y que no te refugies en la autocompasión.

2.- Construye un momento
Habrás escuchado muchas veces la frase. “Piensa en grade y actúa en pequeño”. Es importante pensar en la visión final deseada pero si queremos construir desde el ahora, necesitamos pensar en pequeño y actuar a lo grande.  Así, a través de pequeños actos, seremos capaces de ir dirigiéndonos hacia los cambios grandes que queramos hacer.

3.- Cambia tu entorno
La forma más fácil de conseguir crear un nuevo hábito es prepararte para poder hacerlo, cambiar tu entorno para reforzar su consecución. Sacar tu bici a un sitio visible para comenzar a andar, preparar un espacio especial para meditar, cómprate tu bañador de natación, etc.

4.- Desconecta
La parte más difícil de cambiar un hábito es que es un patrón de conducta conocido y nos sale con mayor facilidad: hacemos las cosas como siempre incluso aunque no nos haga especialmente felices. Darse cuenta de ello es vital para hacer modificaciones a propósito y superar las resistencias con acierto.

5.- Comienza una sola cosa
Mucha gente pretende cambiar su dieta, hacer deporte, cambiar su vida social, su carrera, etc., dispersando su energía en varias direcciones a la vez.  Es como querer probar muchos olores al mismo tiempo, acabas sin poder distinguir ninguno de ellos. Enfócate en dominar un hábito primero y luego sigue con otro.

6.- Persiste
El progreso se consigue fallando y volviendo a empezar, y la única cosa que se interpone entre tu y dónde quieres llegar mañana es la perseverancia. Persevera donde otros abandonan.

7.- Rechaza el perfeccionismo
No debemos temer las imperfecciones sino nunca intentaríamos nada ya que cualquier cosa nueva al principio, la haremos peor que cuando la dominemos.

8.- Piensa menos y actúa más
¿Cuánto tiempo malgastamos sospechando como será realmente lo que queremos, en vez de hacerlo de una vez? ¿No sería más lógico y productivo invertir esas energías en comenzar y vivir el momento? Las preocupaciones predisponen a conductas que pueden atraer inseguridades, nerviosismo, enfermedades y puede que cuando queramos remediarlas, ya sea demasiado tarde. Por ello, la mejor forma de alcanzar un objetivo para nuestra salud o nuestra vida, es tomar responsabilidad sobre ello y ser inteligente para utilizar los medios necesarios para alcanzarlo mientras estemos a tiempo.

¿De que micro-adicción quieres deshacerte hoy?

6 de octubre de 2015

3 Consejos para aumentar tu fuerza de voluntad con la comida.

Haz balance de cara al "nuevo curso". ¿Cuantos de tus propósitos de salud te gustaría alcanzar?

Tal vez uno de ellos sea el conseguir un peso saludable.
           

Los meses de verano nos pueden hacer pensar en mejorar y muchas personas desean bajar de peso después de los excesos, pero, todo ello puede verse como algo arduo y complejo. 

Es frecuente en mis clientes achaquen sus problemas de peso y mala relación con la comida a su poca fuerza de voluntad. Les es más fácil desplegar esa fuerza de voluntad en algunos otros aspectos de su vida.

Sin embargo, todos tenemos la capacidad de controlar nuestros impulsos para dirigir nuestros pasos hacia donde verdaderamente queremos llegar.Tener voluntad es realizar acciones concretas para lograr el cumplimiento de aquello que deseamos. Por ello, quiero ofrecerte unas ideas básicas que pueden ayudarte a desarrollar tu fuerza de voluntad cuando estés dispuesto a mejorar el peso:

1. MOTIVACIÓN  

El elemento básico para desarrollar nuestra fuerza de voluntad es la motivación. Cuando estamos motivados tenemos una razón que nos ilusiona y nos da fuerzas para conseguir cualquier objetivo. Si no estoy suficientemente motivado, no puedo llegar a ver cambios concretos y duraderos en el tiempo. Recuerdo la experiencia con una clienta que deseaba bajar de peso para poder entrar el vestido que le eligieron para la boda de su hija, es solo un ejemplo. Al cabo de unos meses consiguió su objetivo; lo peor es que cuando pasó la boda volvió a recuperar de nuevo su talla anterior.

A veces comenzamos a cuidarnos para satisfacer los deseos de otra persona cuando realmente no sabemos lo que necesitamos o si es adecuado empezar por ahí. Al comenzar a cambiar un hábito para por ejemplo bajar de peso, es muy importante preguntarse si realmente se quiere lograr esa meta, si es algo genuino que nace de nosotros o es algo impuesto de fuera que forma parte de nuestras creencias, educación, miedos, etc. 

La importancia de la motivación radica en que si intentamos hacer cosas sin la suficiente convicción tarde o temprano abandonaremos nuestro objetivo sintiéndonos cada vez más frustrados, lo que nos hará perder confianza en nosotros mismos.

2. TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN

Todos tenemos un “crítico interno” que nos suele valorar duramente (“tontos, perezosos, descontrolados, etc.”) cuando fracasamos. Ser compasivos con nosotros mismos y no etiquetarnos por nuestros errores es fundamental a la hora de generar nuevos hábitos frente a la comida. Cuando nos equivocamos o no llevamos el ritmo que deseamos, podemos abandonar y no seguir adelante. Ante el desánimo y la frustración hazte la pregunta: ¿Cómo puedo ser más compasivo conmigo misma/o, no etiquetarme e ir aprendiendo de mis errores? ¿Cómo puedo alejarme del autocastigo y aprender a cubrir adecuadamente mis necesidades? Esta es una clave fundamental para desarrollar una buena autoestima y fomentar la tolerancia a la frustración.

3. RODEARNOS DE PERSONAS QUE NOS APOYEN

Muchas veces se necesita el apoyo de los demás para arrancar. Las personas con las que convivimos pueden transmitirnos seguridad y confianza, apoyarnos en nuestros procesos de cambio y alentarnos a ser mejores o por el contrario obstaculizarlos. Depende de nosotros dejarnos influenciar por personas negativas y pesimistas, o buscar apoyos saludables que nos puedan acompañar en nuestros retos de salud. 

Cada individuo es responsable de su propio crecimiento y desarrollo personal, sin embargo existen profesionales que saben como ayudar a las personas a descubrir, potenciar y desarrollar toda su fuerza de voluntad. Algo importantísimo, ya que es el motor de cambio que todos tenemos para lograr ser el hombre o la mujer saludable al que realmente aspiramos a convertirnos. 

¿Estas valorando cambiar algún hábito? ¿Te gustaría retomar tu estilo de vida saludable y saber como adoptar otros hábitos de alimentación para sentirte mejor?

2 de septiembre de 2015

Participa en el sorteo de 3 libros "Contagiate de Salud"

Para celebrar que ya somos más de 1.000 personas siguiendo nuestra cuenta de Twitter, vamos a sortear 3 ejemplares del libro "Contágiate de Salud".

Para ello, solamente tienes que retuitear alguno de los tuits que desde @mariasalutis publicaremos con el mensaje: 
Haz RT y gana uno de los 3 libros "Contágiate de Salud" que sorteamos ¿NOS AYUDAS? #contagiatedesalud

Entre todos los RT realizados hasta las 23.59 del Sábado 6 de Septiembre, sortearemos 3 libros que serán enviados por correo ordinario a cualquier parte del mundo.

Acerca de CONTÁGIATE DE SALUD
En este ameno e interesante libro, María Becerril, especialista en coaching de salud, se sirve de más de 300 aforismos, refranes y citas célebres para descubrirnos los secretos de una vida saludable.

A través de diferentes capítulos que repasan los aspectos más relevantes de nuestro día a dia y los pensamientos de muchos de los sabios de la Historia, el libro nos acerca a una visión integral de la salud, donde cada pieza del rompecabezas ha de encajarse para permitirnos una vida más plena, más sana y sobre todo, más saludable.

Por ello, este libro es altamente recomendado para pacientes o personas sanas, dispuestas a realizar cambios en sus hábitos de vida que favorezcan su bienestar, encontrando sus propias respuestas y equilibrio vital a traves del coaching de salud.

¿Te cuesta hacer lo que te propones?

Si la respuesta a esta pregunta es afirmativa, quizá te convenga revisar tus niveles de auto-disciplina.


La auto-disciplina es la capacidad de tomar acción independientemente de tu estado emocional. Dicho así parece muy razonable pero ponerse manos a la obra y hacer lo que hay que hacer, en realidad no resulta tan fácil.

Durante mis sesiones descubro muchas personas deseosas de generar rutinas saludables cuyo discurso esta lleno de frases como: "no tengo fuerza de voluntad",  "no puedo", "no sirvo para esto", etc. y todas estas convicciones les mantienen en una situación vital insatisfactoria en la que dicen gozar de una salud mediocre.

Sin embargo, la buena noticia es que todas ellas son afirmaciones falsas.
La programación mental que tenemos cuando vivimos una vida poco saludable tiene un propósito: mantenernos en esa "zona de incomodidad" que actúa como un freno a la hora de permitirnos avanzar en nuestras metas o ser capaces de perseguirlas en el tiempo.

Pero así como todo el mundo posee diferentes niveles de fuerza muscular también tenemos diferentes niveles de auto-disciplina. Absolutamente todos poseemos cierto potencial con respecto a ese valor.
¿No estas de acuerdo?. ¡Te propongo un ejercicio:!
Intenta mantener tu respiración durante unos segundos...
Bien, si lo has logrado es señal de que ya cuentas con un poco de auto-disciplina.

La cuestión es que no todo el mundo ha desarrollado su disciplina en el mismo grado.
Así como se necesita músculo para construir más músculo, se necesita disciplina para construir más auto-disciplina y para ello es necesario dar con el método adecuado, ese que funciona para cada uno, e ir dirigiendo todos nuestros esfuerzos hacia esa meta cuyo logro nos llenaría de tanta satisfacción.

El problema es que muchas veces se actúa en función de los sentimientos y emociones del momento, de creencias obsoletas o se sucumbe a la satisfacción inmediata y se descarta día a día lo que a un nivel profundo nos habíamos propuesto.

¿Que te parece seguir aprendiendo sobre los errores que cometemos para cambiar y como hacer crecer nuestra cuota de disciplina? ¿Que tipo de rutinas, estrategias o apoyos utilizas para reforzar la tuya?

Si te ha gustado este artículo o crees que interesa a alguno de tus seguidores puedes compartirlo con los botones de abajo y ayudar a mas gente a alcanzar sus metas :)).








25 de agosto de 2015

7 excusas para no llevar una vida saludable

Todos queremos mantenernos sanos y estar más en forma, entonces ... ¿por qué no lo hacemos?.
Como coach de salud he trabajado con gente que desea cambiar y, sin embargo, al principio encuentra multitud de excusas para evitar tener que comenzar. Excusas como…

1.  Soy mayor para empezar
Nunca es tarde para comenzar a vivir de forma saludable. Aunque suene a tópico es cierto que en cuanto comienzas a estar más activo, mejoras tu alimentación, apaciguas tus pensamientos, etc enseguida sientes los beneficios.
La gente comienza a vivir de forma saludable en muchas etapas, incluso a partir de los 60 y 70 años, y todos comienzan a ganar en coordinación, fuerza, disminuyen su dependencia farmacológica, y/o mejoran su flexibilidad.

2. Estoy muy cansado
Comenzar una vida sana no siempre es fácil especialmente cuando te sientes tan cansado que no puedes levantarte del sofá. Sin embargo, incorporar nuevos hábitos incluso algunos muy insignificantes como pasear 10 min al día, son una recarga extra energía. Como dicen en las corporaciones es una decisión ganar-ganar. Cuanto más haces, mejor te encuentras y cuanto menos haces peor y más cansado estás.

3. No tengo motivación
No a todo el mundo le motivan las mismas cosas. Algunos tenemos una motivación interna, otros luchamos para no contraer o controlar una enfermedad, y otros solamente echan de menos tener más fuerza... La motivación es algo muy personal que nace de uno mismo.
Un consejo para encontrarla: Recuerda un tiempo en el que te sentías enérgico y muy bien con tu estado físico. Recuerda cual fue tu rutina, como lo conseguiste, como te sentías después.

4. Vivir saludablemente es muy caro
La ropa, la comida, el gimnasio, el coach personal, etc, etc. Es un gasto pero si miramos la otra cara de la moneda, pensemos en nuestras dolencias, la medicación, el malestar, los productos de dieta, etc.. La verdad es que estar sano nos sale más rentable a largo plazo que permanecer en mala forma o llevando hábitos nocivos

5. Odio ir al gimnasio, me siento…
Ir al gimnasio no es la única forma de mantenerse saludable. Hoy en día hay multitud de opciones. Si te gusta pasear reserva un tiempo, si te gusta nadar, busca una piscina, si te gusta ir en bici, preparala para salir el fin de semana, si te gusta bailar busca gente y queda con ellos para practicar, etc. Piensa en lo que te gusta y rápidamente surgirán las ganas para planificar como hacerlo y engancharte a ello.

6. No se por donde empezar
Es cierto, cambiar el estilo de vida es algo que puede resultar dificil, Hoy en día las opciones son interminables y las formulas infinitas. Por tanto no hay que volverse loco y aprovechar las fuentes fiables para comenzar a aclarase. Puedes consultar de forma gratuita a tu coach de salud, consultar algún centro que te parezca fiable, amigos. Cuando te interesa algo acabas descubriendo la manera de conseguirlo.
Y recuerda dar pequeños pasos, es la mejor manera de ir animándote día a día y de conseguirlo.

7. Me da igual.
Esta excusa suele ser una salida rápida que puede ocultar muchas contradicciones, como cuando decimos “me da igual quedarme solo y se nos cae la casa encima”. Pero la verdad es que si alguien no tiene ganas de sentirse mejor o de dejarse ayudar para comenzar no hay punto de partida para motivarle. Tienes que querer cambiar para que todo empiece a moverse.

Seguro que se te ocurren muchas más excusas para añadir a esta lista. ¡Me encantaría saber tu opinión sobre el tema!

27 de julio de 2015

Creer es crear

"Somos responsables de la realidad que queremos crear".
¿Que opinas sobre esta afirmación?

La neurociencia dice que cuando imaginamos en nuestro interior que algo va mal, para el cerebro es tan “real”, como si verdaderamente estuviera ocurriendo el hecho en el exterior. Imagina  lo que sucede cuando despiertas de una pesadilla, en realidad lo que vivías en tu sueño era la realidad para ti, incluidos los síntomas físicos que experimentabas.

En la vida real funciona de la misma forma. Piensas en algo que quieres conseguir pero comienzas a "creer" que te va a salir mal, que no estás suficientemente seguro, te pones tenso al levantarte y observas síntomas que te van a complicar el día. Sales diciendo "si yo ya lo sabia".

Somos responsables y podemos elegir libremente qué realidad queremos crear dentro de nosotros a través de nuestros pensamientos, para que caminemos hacia ella a pesar de las dificultades que puedan surgir.


"El pensamiento es un instrumento creativo y el hombre se convierte en aquello en lo que piensa".  Sivananda


Por ello en coaching prestamos tanta importancia a la parte mental.
La visión de lo que quieres crear parte de la mente, y se construye a partir de palabras (pensamientos), imágenes y sonidos. Si desde el inicio del día somos capaces de "crear" una visión clara de lo que deseamos y cómo querríamos comportarnos, nuestra vida nos devolverá resultados acordes a esa visión.

Pero no todos entienden como funciona esta forma de actuar. 
Están los que “no creen" y por tanto "no crean" lo que quieren, llenando su vida de dudas. Están los que creen a su manera "imperfecta" teniendo resultados idénticos a sus pensamientos, y son los menos los que entienden que se trata de llegar a un equilibrio y coordinación entre lo que se piensa, lo que se hace y lo que se siente, y ahí reside el verdadero poder creativo de nuestra vida.

Pregúntate: Si mañana fueses a tener un día productivo y saludable:

¿Como te visualizas al levantarte?
¿Que es lo primero que haces?
¿Quien te acompaña?
¿Que preparas...?

Saber guiar a alguien para que cree una realidad subjetiva saludable, es ayudarle a que su cerebro programe las pautas que le llevarán a los resultados que desea para su vida.


¡¡Si visualizas salud, prosperidad o felicidad, y actúas con coherencia eso es exactamente lo que obtendrás!!.

15 de julio de 2015

Una forma de comer que adelgaza

En este post quiero llamar tu atención sobre un comportamiento clave que te permitirá no solo adelgazar sino mejorar tu nutrición. La idea deviene de la Alimentación Intuitiva, una nueva forma de alimentarse que practico en los talleres para perder peso desde la mente, en los que reeducamos nuestro paladar para comer conscientemente.

Las nuevas tendencias para perder peso están implementando esta nueva estrategia de renovación de la relación con la comida desde la apertura de los sentidos, la meditación y la intuición. Parece fácil pero en la práctica no lo es tanto. Es difícil pisar los frenos emocionales, reducir la velocidad y hacer una sola cosa a la vez, pero probarlo puede impactar tu imagen y mejorar tu peso significativamente.

La revista “Psychological Science” realizó un estudio para observar el impacto de la atención en el comportamiento con la comida. El mindful eating, que así se llama o el comer con atención plena, no es un nuevo condimento ni un ingrediente secreto, es un cambio de hábito que consiste en comer sin hacer ninguna otra cosa a la vez. Es decir, evitar la multitarea al comer.
   

Pues bien, los investigadores de este estudio midieron su impacto en el comportamiento con la comida. Dieron a los participantes una tarea: les pidieron que recordasen un número de 7 dígitos o 1 dígito. Lo hicieron mientras se degustaba un alimento salado, dulce o amargo y que después clarificasen la intensidad de su sabor.  Los participantes que tuvieron que recordar mas números mientras comían (una tarea mas difícil o con mas carga cognitiva), calificaron los sabores como menos intensos. También comieron más de todos los alimentos, dulces o salados.

Conclusión: realizar varias tareas a la vez (multi-tasking) mientras comes, reduce el sabor de la comida por la sencilla razón de que el cerebro tiene que procesar mucha información a la vez y las diferentes experiencias sensoriales compiten entre si. Esto hace que se necesite ingerir mas comida para llegar a sentir saciedad, que se mastique y digiera peor la comida, y que, por tanto, impacte en el peso.

Es probable que no repares en ello cuando piensas en el gusto pero como cuando haces juegos malabares, al poner tu atención en varias cosas a la vez, tus sentidos se ven involucrados en muchas direcciones. Además al aumentar el sabor, tienes más poder sobre la cantidad que comes al centrarte en el presente, en ese momento.

Por tanto te dejo esta pequeña pero potente clave para adelgazar comiendo este verano: 
¡Cuando comas, sólo come!



7 de julio de 2015

5 cosas que la gente mentalmente fuerte no hace

¿Cómo podemos recuperarnos de los episodios difíciles, las críticas y los conflictos que surgen en nuestras vidas?

Las personas mentalmente fuertes tienen algunas creencias básicas que les proporcionan un equilibrio y paz que les hace más resistentes:

1. Ser mentalmente fuerte no consiste en mostrar dureza al interactuar con los demás

No es necesario que te conviertas en un robot o en que pongas un gesto serio para aparentar determinación y dureza. Se trata de actuar de acuerdo a tus valores.

2. Tener fortaleza mental no exige ignorar tus emociones.

Para aumentar tu fuerza mental no es necesario que reprimas las emociones sino que  desarrolles una conciencia mas aguda sobre tus propios estados emocionales. ¿Te has dado cuenta de la forma en que interpretas tus emociones, influye posteriormente en tu comportamiento?

3. Ser mentalmente fuerte no significa ser completamente autosuficiente.

Tener una mente fuerte no quiere decir que no necesites ayuda de nadie, ni que te sometas a la dirección de ninguna otra persona. Admitiendo que nadie tiene todas las respuestas, es necesario pedir ayuda cuando la necesites y descubrir como la influencia de otras personas puede ayudar a construir o aumentar tu fuerza personal

4. Ser mentalmente fuerte no consiste en tener solo pensamientos positivos.

Pensar excesivamente en positivo puede ser tan perjudicial como tener pensamientos excesivamente negativos. La fuerza mental la otorga un pensamiento realista y racional.

5. Tener una mente fuerte no consiste en perseguir la felicidad.

Ser fuerte mentalmente te ayudará a estar mas contento en la vida, pero no se trata de despertar cada día y hacer esfuerzos para sentirse feliz. La fortaleza mental consiste en tomar las decisiones que te ayudarán cada día a alcanzar tu pleno potencial.

¿Que significa ser mentalmente fuerte para ti? ¿Te permites ser vulnerable, eres el duro de todos conflictos? ¿Que coste mental pagas por ello?



Fuente: "13 Cosas Mentalmente que las personas mentalmentefuertes no hacen"Autora: Amy Morin. Copyright © 2014

3 de julio de 2015

Este verano, tiempo para ti!

Como cada inicio de verano nos encontramos llenos de deseos y buenos propósitos para cuidarnos. 
Pero cuidado! puede que si no cambias lo necesario, veas frustradas tus ilusiones y regreses de vacaciones en peor estado de salud de lo que las comenzaste.


Una de las premisas del coaching es que la calidad de los resultados va a depender de la calidad de las preguntas que te formules. 
¿Qué quieres hacer este verano para disfrutar sin mermar tu salud y bienestar?  


Como decía Einstein, “No esperes resultados distintos si sigues haciendo lo mismo”.
Si deseas ser una persona más sosegada en tu tiempo libre pero no cambias de actitud, si quieres perder peso y no haces más que ponerte excusas, si deseas desterrar hábitos malsanos (abuso de tabaco, fármacos, pesimismo..) ha llegado el momento de enfrentar estos retos desde una nueva óptica que te permita notar ese cambio real.

Alguno de los obstáculos que escucho en el verano para cuidarse y cambiar:

"No tengo motivación", "es mucho dinero", "con mi familia no se puede" y un largo etcétera.En muchos de estos casos  es cierto que las circunstancias no lo ponen fácil, pero que se tenga esa percepción no quiere decir que no se pueda cambiar si sabemos como hacerlo y contamos con la ayuda o empujón adecuados J
Piensa por un instante cuantas veces hablas de modificar tu estilo de vida y dejas tus planes a medias o pospones hasta el último minuto ... Mucho cuidado!, porque estos argumentos pueden tratarse de disfraces para ocultar nuestro verdadero miedo a intentarlo y poder fracasar.
Una de las decisiones principales para  poder cuidarse es ¡¡DEDICARSE TIEMPO!!.
Si dedicar tiempo a ti mismo es uno de los obstáculos para no cuidarte y disfrutar este verano, prueba a seguir estos consejos y ver el impacto que tienen en tu vida:

  • Deja de desear disponer de más tiempo para ti y comprométete a ello. En lugar de quejarte de la falta de apoyo, cambia de actitud, concédete tu propio tiempo y crea ese espacio tomando decisiones:
  • Fíjate en las cosas en las que pierdes el tiempo y te alejan de tus objetivos. ¿Revisas constantemente tu teléfono, tus emails, tus whatsapps? ¿Respondes a llamadas personales a todas horas? ¿Corres hacia el supermercado a diario en lugar de planificar tu compra semanal? 
  • Dedica un rato a la semana para organizar las tareas minimas como alimentación, ropa, limpieza y disfrutarás de mucho más tiempo para ti mismo del que te imaginas.
  • Experimenta decir “NO” a peticiones que no te apetecen, planes que realmente no te aportan ilusión o cosas que haces solo por costumbre. 
  • Pide ayuda para diseñar unos días de descanso diferentes, no te preocupes por todo lo malo que te pueda suceder, siempre sacarás una aventura u aprendizaje,  y haz aquello que siempre has deseado, disfrutar en soledad o personas que amas pero permitiéndote ser tu mismo.
  • Deja de sentirte culpable por descansar .  A la larga, todos se beneficiarán de que pongas tu contador a cero. Cuando estás cansado, estresado y sientes que tiran de ti por todas partes, resulta muy difícil avanzar en tus planes o dedicarte plenamente a los demás. 
Recuerda: ‘el tiempo para uno mismo’ no es un acto egoísta, sino que es esencial para poder cuidar de ti y de los demás.

Si sientes malestar en algún área de tu vida toma consciencia de que beneficios secundarios estás sobrevalorando, observa si pospones las conversaciones para hacer cambios y si puedes estar evitando alguna emoción incómoda.

Decide cómo quieres invertir ‘el tiempo para ti mismo’: Si pudieses sacar unos minutos, media hora, una tarde o un día entero para ti a la semana, ¿qué harías para sentirte renovado, relajado y feliz? Elabora una lista y tenla a mano cuando empieces a organizarte.

No dejes que tus propósitos de cambio este verano se queden en una bonita idea. Pregúntate;

¿Qué me gustaría experimentar este verano, que es lo que necesito decidir hoy, que quiero abandonar y que deseo retomar?

Feliz verano y a refrescar esas neuronas.!

23 de junio de 2015

Como entender tu mente para mejorar tu realidad

El otro día pronunciaba esta afirmación en un taller somos lo que pensamos”. 
Y esos pensamientos no nacieron con nosotros. Nuestra forma de pensar está condicionada a lo que se nos ha transmitido y, por ello, me gusta pensar en la mente como si de un ordenador se tratase. En este ordenador se nos ha instalado un software en edades tempranas que de alguna forma nos sirvió, pero que quizá llegados a la edad adulta, resulta no ser compatible con una vida que nos satisfaga.

Cuanta gente a nuestro alrededor se deja llevar por el software del escepticismo: "yo soy así", "ya no puedo cambiar", "ya lo se"y se sitúa en una inercia de resignación, aburrimiento y desilusión. Otros funcionan con el programa de la fantasía: "algún día cambiaré", "cuando consiga esto otro, lo haré", "no es mi momento", etc.  y también están los que les da por el autoengaño: "no estoy tan mal", "me compensa en muchos aspectos", "eso lo dejo para otra vida", etc.

Si tienes alguna sensación de vacío o insatisfacción en algún aspecto de tu vida, te reto a que revises los pensamientos que te han conducido hasta ahí, y que te plantees algunas de estas preguntas:
  • ¿Que resultados estoy obteniendo con mis creencias?
  • ¿Cual es el beneficio que obtengo pensando así
  • ¿Como me movería en mi trabajo, relaciones, proyectos sin esos pensamientos?
Sabemos que la forma de pensar es algo aprendido y por tanto se puede identificar, modificar y entrenar. Por ello te sugiero estos tres primeros pasos:

1.  Revisa los pensamientos que sabes que sí tienes, los conscientes y comprueba que resultados y coste están teniendo para tu vida
2. Accede a los pensamientos que están actuando sin que te des cuenta, los pensamientos inconscientes ( “soy torpe, no tengo voluntad”, "no lo conseguiré") y que se vinculan a alguna emoción básica como inseguridad, miedo, tristeza, etc.
3. Identifica que creencia te permitiría avanzar sin esos pensamientos, si tuvieses confianza en la vida y en ti, y formúlala para repetirla a modo de mantra "soy capaz de ponerme en primer lugar", "no tengo que controlar todo", "las cosas fluyen cuando me enfoco", etc.

 Podemos escoger nuestros pensamientos. Podemos programarnos positivamente para relajarnos, comer más sano, ejercitarnos pero sobre todo para sentirnos mejor y ver que todo empieza a fluir de una manera diferente en nuestra vida!!!.

¿Qué decides pensar sobre esto

19 de junio de 2015

Consigue tus objetivos de salud

El momento es AHORA!
Lo único que te separa de una vida más saludable eres TÚ y tus decisiones.
Toma la decisión, ponte en marcha y CONSÍGUELO.
Paso a paso, día a día.  Apuesta por una vida más saludable.


8 de junio de 2015

Cuida tu piel en verano: 3 consejos clave!

¿Qué aspecto tiene tu piel? ¿Cuánto tiempo dedicas a cuidarla al día? ¿Eres de los que disfruta tostándose bajo el sol?

El sol es necesario para la vida, influye en nuestro ánimo y ayuda a segregar ciertas hormonas y vitaminas, pero es un bien que necesita ser dosificado. Se suele escuchar "la piel tiene memoria" y el exceso de radiaciones puede generar muchas arrugas, manchas y envejecimiento prematuro.

Por ello te quiero dar hoy alguna de las claves fundamentales para que este verano puedas disfrutar del buen tiempo y tomar el sol, sin dejar de cuidarte:



CLAVE 1
Elige una buena crema solar
Es imprescindible protegerse del sol. En realidad las empresas cosméticas están ayudando mucho a concienciarnos de ello, aunque hay que valorar la publicidad de sus beneficios cuidadosamente. Por ejemplo, la doctora Elisa Pinto (Dermatóloga de USP San Camilo) declaraba que las cremas de protección solar resistentes al agua no existían.  De hecho, la Agencia del Medicamento de Estados Unidos prohíbe que las marcas cosméticas hagan alusión a esa característica en sus productos, a diferencia de lo que ocurre en España.Según la agencia las cremas de protección solar con un factor inferior al 15 no protegen del cáncer de piel ni del envejecimiento prematuro y  tan solo protegen contra las quemaduras solares leves.

Para mi es importante que la crema sea lo mas natural posible, con filtros minerales, libre de parabenos, conservantes y otros productos con efecto acumulativo tóxicos como fragancias o metales pesados. Cada vez hay mas conciencia y mas opciones.Mira la que escojas porque varía la composición.

Mi consejo para el verano, es aplicar la crema una hora antes de la exposición al sol y repetir la aplicación cada dos/tres horas o antes si te mentes tiempo en el agua.

CLAVE 2
Hidrátate bien, bebe lo necesario
El agua es fundamental para conservar el cuerpo y la piel hidratados. En verano se bebe mas pero aún así, estamos atentos a beber agua cada cierto tiempo, y más durante la exposición al sol

CLAVE 3
Toma alimentos adecuados
¡Que importante es llevar una dieta rica en frutas y verduras! y ahora en verano mucho mas. Además ciertos nutrientes nos ayudarán a potenciar el bronceado y lucir una piel más bonita y saludable.

Los alimentos que contienen carotenoides como los de color anaranjado (zanahorias, pomelos, papayas, etc)  son muy importantes para la pigmentación de la piel, también los ricos en vitamina A (esencial para el crecimiento y la diferenciación de diversos tipos de células y tejidos) y  ciertas frutas y hortalizas de color rojo (fresas, tomates, pimiento rojo) que influyen en la liberación de melanina y nos protegen desde el interior frente a las radiaciones ultravioleta.

No olvides que si observas que alguna mancha o lunar en tu cuerpo cambia de aspecto (tamaño, forma o color), se vuelve irregular o aparece de forma súbita en una zona que no recordabas, es mejor que te revises con un dermatólogo.

En resumen: este verano será importante hidratarse y adquirir un buen protector solar (que sea lo más natural y eficaz posible), además de cuidar la alimentación y adaptarla a las necesidades de la piel.!


2 de junio de 2015

3 Maneras de eliminar el estrés y ganar salud

En el entorno de transformaciones y cambios que vivimos hoy en día, diría que la mitad de la felicidad futura para muchas personas, dependerá de su capacidad de manejar el estrés.

El estrés no es algo nuevo, ha existido desde los inicios de la humanidad y, aunque sería contraproducente querer desterrarlo por completo, estamos llamados a saber interpretarlo y regularlo.

Según dice la Organización Mundial de la Salud, las 5 enfermedades más graves que afectan a la población tienen que ver con el estrés, siendo este un detonante de muchas de ellas. Por mucho que se afirme poder aguantar el estrés, pensemos que va a tener consecuencias a largo plazo. 

Aunque antiguamente no se consideraba una enfermedad y era visto como un estado emocional poco placentero, algún estudio comenzó ya por los años 50 a vincularlo a las úlceras de estómago. Posteriormente, el endocrino Hans Selye, fue el primero en demostrar su existencia.


 PRIMERA LECCIÓN

1. Si respiras lenta y profundamente manteniendo el aire unos segundos, y luego exhalas muy despacio, te darás cuenta de que tu corazón comienza a ir más lento. Aunque parezca muy sencilla, esta es la primera lección para aprender a manejar el estrés.

Hay secuencias de nuestra vida que se nos presentan como un reto, y por ello para muchas personas “el estrés es vida”. Pero el estrés no solo se produce ante situaciones de tensión o desafío, también aparece cuando nos sentimos contentos por ejemplo al otorgarnos un premio, recibir una propuesta excitante, etc.

Como en otras facetas de la vida, no se trata tanto del hecho que se nos presente, sino de la forma en que nosotros podamos interpretar los sucesos diarios.

Se nos pide actuar para mantener un equilibrio productivo ante los acontecimientos y cierta tensión es necesaria para sentir el impulso que nos mueve a la acción. Pero cuando el estrés se transforma en algo dañino que tensiona todo nuestro cuerpo de forma sostenida, puede afectarnos tanto interna como externamente y es necesario tomar medidas, eliminarlo de nuestra vida´.

"RESETEAR" NUESTROS HÁBITOS

2. La segunda clave para liberar el estrés se encuentra en nuestros hábitos. 
¿Existe un equilibrio entre trabajo y vida personal? 
¿Podemos descansar bien y tener un sueño reparador? 
¿Cuáles son nuestras rutinas de ejercicio, alimentación, disfrute?...

Comenzar por trabajar con la mente es esencial, nuestra forma de pensar condiciona nuestras emociones que a su vez influyen en nuestro estado de ánimo. Pero también se necesita aprender a escuchar que señales envía el cuerpo y no dejarnos llevar por reacciones primarias que producen daños en  nuestra salud. El trabajo en el eje mente-cuerpo-espíritu es esencial para poder dominar el estrés.

Curiosamente, las personas que más se estresan suelen ser las personas que tienen peores hábitos de vida. Hacen poco deporte, comen de forma desequilibrada, toman demasiado café, fuman en exceso, no saben priorizar, etc. Si aprendemos la importancia de la planificación diaria y eliminamos ciertos hábitos, podemos eliminar gran parte de las causas que nos provocan estrés en nuestro día a día.

CUESTIÓN DE ACTITUD

3. La serenidad no es algo reservado para ciertas personas. Las capacidades se entrenan y permiten cambiar, ser diferente. Imagina que te encuentras en un atasco, puedes elegir aprovechar el tiempo y planificar el resto del día, escuchar tu música favorita o maldecir a los demás por la situación y estresarte. ¿Que ganas y que pierdes con cada reacción?

Todos estamos de acuerdo en que la productividad disminuye en situación de estrés. La tensión que genera nos hace fallar, tomar malas decisiones y perder tiempo recriminarnos todo aquello que podríamos haber hecho manteniendo la calma y la concentración.


Por ello, escoger la actitud adecuada puede marcar la diferencia. Darse cuenta de que se puede elegir entre la tensión o la aceptación para sacar el  mejor partido de una situación, o entender a la reacción de una persona puede marcar un antes y un después. En la aceptación hay serenidad y cuando hay serenidad podemos tomar mejores decisiones, disfrutar de la sensación de paz que nos hace más felices y saludables.

Aunque el cambio no se puede producir de la noche a la mañana merece la pena comenzar. ¡Resultará más fácil de lo que supones.!

 ¿Te sientes estresad@? ¿Cómo trabajarías liberando la carga del estrés? ¿Qué estilo de vida llevarías?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...