SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

¿Tu primera visita a Contagiate de Salud

Descubre todo lo que podemos ofrecerte para ayudarte a conseguir una salud plena. Gracias por visitarnos!

¿Cansado de dietas? VIVE MAS, PESA MENOS

Reserva tu plaza y acude a nuestro taller presencial en Madrid donde descubrir todas las claves para gestionar tu peso para siempre

El Coaching de Salud como herramienta de cambio

Descubre lo que las sesiones de Coaching de Salud puede hacer por tí y tu salud

Únete a Contagiate de Salud y recibe 2 regalos

Suscríbete a nuestra lista y recibe los dos primeros capítulos de nuestro libro Contagiate de Salud y además, consigue un Cupón 2x1 para cualquier de nuestros talleres.

4 de febrero de 2015

4 formas de aumentar tus defensas contra la gripe y el resfriado

Sabía que la temporada de gripes y catarros había comenzado cuando mi hija, que tiene una salud de hierro, se vino abajo este fin de semana con una congestión que, según ella, había cogido en la universidad.

Cuando es temporada de gripe y resfriados, aumenta la posibilidad de contagio. Procuramos lavarnos las manos para evitar gérmenes y mantenernos alejados de las toses y estornudos, pero no podemos vivir en aislamiento, ni sería lo mas aconsejable.

Entonces...¿qué más podemos hacer para reforzar nuestras defensas ?.


Hay hábitos de vida que nos protegen de resfriados y gripes, y algunas recomendaciones dietéticas que te animo a leer:

1. Estimular el sistema inmune

No me sorprende que la mayoría de nosotros se enferme en enero y febrero. En general, son los meses más fríos del año y nuestros cuerpos todavía se están recuperándose de las comidas excesivas y los dulces de más. ¿Sabias que una de las cosas que puedes hacer para estimular tu sistema inmunológico es rebajar el azúcar?. La ciencia advierte que un exceso de azúcar puede afectar nuestro sistema inmunológico y es mejor evitarlo cuando estemos enfermos. Existen estudios que muestran que el azúcar (hidrato de carbono simple) reduce la capacidad de los glóbulos blancos para “limpiar” los  gérmenes hasta en un 40%. Este efecto comienza unos 30 minutos después de su ingesta y puede durar hasta 5 horas. En cambio, los hidratos de carbono complejos, no muestran ningún efecto sobre el sistema inmunológico. Por tanto, ¡deshazte de todos los turrones que aún tengas en tu despensa!.

2. Alimentarse mejor

El siguiente paso es añadir verduras de hoja verde, cítricos (vitamina C) y alimentos con bífidos activos (microorganismos o “bacterias buenas” que viven en nuestro intestino) que ayudan a mejorar la flora intestinal y que potencian el sistema inmunológico.

Un remedio fenomenal sobre todo si has cogido un catarro,  es hacerte una sopa de pollo y verduras tradicional. Existen estudios que comprobaron que es uno de los mejores remedios para aplacar los síntomas  de gripes o resfriados. Sus ingredientes como la zanahorias, apio, cebolla, perejil, laurel y pollo, actúan como alimentos con acción antiinflamatoria, y ayudan a calmar la tos y aliviar la congestión nasal. Algunas personas necesitan ayudarse de otros remedios para el resfriado, más aún si tienen que lidiar con los síntomas para seguir activos.

3. Disminuir el estrés y dormir un poco más

Dormir poco es otro factor que influye en la bajada de las defensas y el estrés sostenido es uno de los desencadenantes de estos trastornos. Por ello te animo reducir el estrés, aprendamos a decir "No" antes que "Sí" a todas las peticiones y urgencias de los demás. Asegura al menos siete horas de sueño diario y aparca todo aquello que te pueda preocupar por unos días. Muchas cosas tienen un mensaje más allá de la exagerada sensación de peligro que solemos otorgarle los adultos. El reposo es fundamental para que llegue la recuperación, y si uno pone de su parte casi todo se puede arreglar.

4. Mover el cuerpo

Cuando ya has caído, no hay más remedio que permanecer en cama (sobre todo cuando tienes gripe) y no hacer demasiados esfuerzos. Pero si quieres prevenir el resto de resfriados del año y aumentar tus defensas, comienza a hacer deporte cuando te recuperes. El ejercicio aumenta las endorfinas, hormonas naturales que generan sensación de bienestar y mejoran la calidad del sueño, lo que tiene un impacto positivo en el sistema inmunológico. Hacer media hora de ejercicio, dos o tres días a la semana, será suficiente para mantener el sistema inmune activo.

Por útlimo, comprueba si este rápido test te sale positivo:

  • ¿Usas pañuelos  de usar y tirar?
  • ¿Con que frecuencia te lavas las manos?
  • ¿Ventilas todos los días la casa?
  • ¿Evitas fumar y beber alcohol?
  • ¿Evitas los cambios bruscos de temperatura?
  • ¿Tomas más de 1 litro de agua al día?

Si es así, te curarás mas rápido y evitarás contagiar a los demás. Y recuerda: si tienes alguna enfermedad crónica o te sube la fiebre a más de 38º durante mas de dos días, tendrás que acudir a tu médico para descartar cualquier complicación.

¡Confío que con estos consejos puedas pasar la época de resfriados y gripe sin demasiada dificultad!

2 de febrero de 2015

Razones por las que no estás consiguiendo tus propósitos de año nuevo

Estrenamos febrero y toca hacer balance. 

¿Como llevas tus objetivos de salud? ¿notas ya el cambio en tu peso, tienes una rutina de ejercicio que estás siguiendo con regularidad, has dejado de fumar? 

Si la respuesta es afirmativa, ¡enhorabuena! 
Superar retos es sin duda la mejor forma de alimentar la motivación y automatizar buenos hábitos.

Si tu respuesta es negativa, te puede interesar seguir leyendo este post.
El otro día me invitaron al programa de La Ventana de la Ser para hablar de objetivos de salud y de por qué tantas personas a estas alturas se ven frustradas con su lista de propósitos de año nuevo. La gente está preocupada porque no materializa sus buenas intenciones y bajo mi punto de vista, uno de los motivos principales detrás de esos fracasos es no pensar. Si, se comienza a actuar sin pensar. Pensar es valorar que has hecho antes y dibujar un plan que te garantice obtener mejores resultados en cualquier área de tu vida. 

Muy pocas personas tienen recogidos sus objetivos anuales de salud por escrito y menos han realizado un plan para alcanzarlos. Por ello en muchas ocasiones quedan aparcados tras nuestras ocupaciones diarias.

Afortunadamente, después de leer este artículo puedes pasar a formar parte de ese porcentaje que los consigue. Escribir nuestros objetivos y tenerlos delante a diario nos ayudará a conseguir aquello que nos propongamos. Y un primer paso relevante es escribirlos en primera persona y en presente puesto que así involucramos a nuestro subconsciente que responde mejor a directrices que son personales, positivas y hacia adelante.



Evidentemente y como he señalado tener bien recogidos los objetivos sin un plan y una acción detrás no nos servirá de mucho, pero es un primer paso importante para fijar la dirección de lo que queremos conseguir.

Para continuar debemos seguir bajando al detalle y conocer que mas necesitamos para tener pequeñas metas que sirvan a nuestro plan. Entre otras cosas, vamos a asegurarnos de que cumplan con estas características y sean:
  • Específicos
Un objetivo especifico tiene muchas más probabilidades de ser cumplido que un objetivo genérico. Para fijar una objetivo especifico deberemos ser lo más concretos posibles. Por ejemplo, “me pongo en forma” podría ser un objetivo genérico, mientras que “voy al gimnasio 3 días a la semana” o “soy capaz de correr 5 Km en menos de 30 minutos” son mucho más específicos.
  • Medibles
Para cada objetivo establece medidas concretas para medir tu progreso. Cuando mides tu progreso puedes analizar tu evolución, tanto a nivel del calendario como en cuanto a la medida seleccionada y usar esa experiencia motivadora para alcanzar dicho objetivo.
Si tu objetivo no es medible entonces, ¿cómo sabrás si lo has alcanzado?
“Bajar de peso” es un objetivo no medible, que no te permite saber si lo estás haciendo bien; “pierdo 10 kilos” te da una medida más exacta de lo que quieres para 2015.
  • Realistas, Alcanzables y Exigentes                                                           
¿Merece la pena perseguir imposibles? Probablemente no. Sin embargo, los objetivos deben ser ambiciosos y realistas. Elevados y alcanzables. Debe ser un objetivo que desees y que a la vez seas capaz de conseguir, o que otros hayan conseguido ya. Tú eres el único que decide cuan ambicioso quieres ser con tus objetivos, pero asegúrate que lo que te propones represente para ti un gran avance. Un objetivo exigente puede ser más fácil de alcanzar que un objetivo excesivamente débil o moderado, pues la exigencia aporta un factor motivacional clave para conseguir cumplirlo.
  • Relevantes
Puede parecer obvio pero tus objetivos deberán estar alineados con tus prioridades para el año. Recuerda céntrate solo en las 5 principales prioridades de tu lista o estarás garantizándote el fracaso. Quizás no es el mejor momento para comenzar a hacer ejercicio si tus energías están depositadas en un proyecto personal que requiere todo tu tiempo, pero si puedes empezar a ser más saludable con tu alimentación.
Alineatus objetivos con tus prioridades y tendrás muchas posibilidades de éxito.
  • Temporales
Un objetivo debe de estar situado en un marco temporal. Sin este vinculo no hay sentido de urgencia. Si quieres perder 10 kilos, ¿para cuándo quieres perderlos? “para algún día”. Pero si lo vinculas a una referencia temporal (“antes del 31 de mayo”, “para la boda de mi hija”), entonces ayudas a que el subconsciente empiece a trabajar para conseguir el objetivo. Es evidente que habrá cosas que serán difícil de situar temporalmente, pero para ello desarrollaremos un plan que nos permitirá ir siguiendo la evolución de nuestros objetivos y adaptarlos según la realidad.
Este modelo de establecimiento de objetivos se llama SMART (acrónimo de su versión inglesa) y sirve como ayuda a la hora de redactar nuestro propios de manera correcta.
Algunos ejemplos de objetivos SMART son los siguientes:
 Nutrición: Comeré 3 porciones de frutas y verduras al menos los Lunes, Martes, Jueves y Viernes durante 2015.
Nutrición: Antes del 1 de Junio, estaré bebiendo mínimo 1 litros de agua al día durante los días de diario. Además, beberé un vaso de agua antes de cada comida.
Ejercicio: Desde enero, saldré a caminar durante 3 días por semana 30 minutos 3 días a la semana, bien por la mañana pronto o al volver del trabajo.
Vida personal. Durante los 6 primeros meses del año, tendré 30 minutos para mi mismo donde apagaré el teléfono y el ordenador. Dedicaré este tiempo a mi familia, a  leer un libro o a meditar. Durante la segunda mitad del año aumentaré el tiempo diario a 1 hora.

Decía Séneca que Ningún viento es favorable para el que no sabe a qué puerto va”. Fijar nuestros objetivos de manera adecuada nos permite saber cuál es nuestra meta con claridad. ¡Ya sólo nos falta ponernos en camino!
Si quieres andar este camino acompañado y quieres hacer de 2015 tu año más saludable, contáctanos y descubrirás como el coaching de salud puede ayudarte a que consigas esos objetivos que tanto mejorarían tu vida!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...