SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

¿Tu primera visita a Contagiate de Salud

Descubre todo lo que podemos ofrecerte para ayudarte a conseguir una salud plena. Gracias por visitarnos!

¿Cansado de dietas? VIVE MAS, PESA MENOS

Reserva tu plaza y acude a nuestro taller presencial en Madrid donde descubrir todas las claves para gestionar tu peso para siempre

El Coaching de Salud como herramienta de cambio

Descubre lo que las sesiones de Coaching de Salud puede hacer por tí y tu salud

Únete a Contagiate de Salud y recibe 2 regalos

Suscríbete a nuestra lista y recibe los dos primeros capítulos de nuestro libro Contagiate de Salud y además, consigue un Cupón 2x1 para cualquier de nuestros talleres.

8 de marzo de 2016

¿Que enfermedades puede generar una mala alimentación?

La alimentación es considerada como el primer pilar en la senda de la salud. 
La vida actual nos está llevando a alimentarnos de una manera improvisada, rápida y desequilibrada y como consecuencia de ello, vivimos en una sociedad con graves carencias nutricionales y alto índice de obesidad.

A estas alturas nadie pone en duda que la  manera en que nos alimentamos determina en gran medida nuestra salud e incluso nuestros sentimientos.

Cada vez existe un porcentaje mas elevado de personas que están descontentos con su forma física y que viven en conflicto entre como están y como les gustaría estar, pero lamentablemente, esto no concuerda con sus hábitos diarios.



La mala alimentación puede desencadenar avisos en forma de síntomas que encienden la alarma en nuestro cuerpo para que tomemos conciencia de las graves consecuencias que podemos sufrir:

Consecuencias como:

- Colesterol: Se debe a la presencia de niveles altos de colesterol en la sangre que pueden causar problemas sobre todo a nivel circulatorio y cardíaco.

- Ácido úrico: Se debe a un aumento de los niveles de esta sustancia en la sangre, derivado de la alta ingesta de grasas trans y proteína animal y puede producir enfermedades como la gota, etc.

- Hipertensión: Se debe a que la sangre viaja por las arterias a una presión mayor de la que debería  y que puede causar infartos, derrames cerebrales, etc. El estrés es uno de los desencadenantes silenciosos de esta enfermedad.

- Anemia: Se debe a un déficit de algún nutriente esencial para la salud como por ejemplo el hierro aunque puede tener otros causantes. Es la disminución de concentración de hemoglobina en la sangre. La anemia origina debilidad y alteraciones del sueño, cardíacas, etc.

- Cálculos renales: Son agrupaciones minerales que pueden estar presentes en la pelvis, el riñón o los uréteres. Los más comunes son las piedrecitas que se forman por las acumulaciones de calcio

- Diabetes: Dificultad para procesar los azúcares por parte del organismo. Puede deberse a que el páncreas no produce bien o suficiente insulina o porque las células del cuerpo no responden a la insulina que produce el páncreas.

- Depresión: Diversos estudios recientes aseguran que tomar grasas trans y saturadas aumenta el riesgo de padecer depresión y alterando el equilibrio de los neurotransmisores en el cerebro.

- Gastritis: En la actualidad se consumen muchas harinas de mala calidad, con levadura artificial, azucares y otros ingredientes totalmente artificiales que van lesionando nuestro intestino.

Todas estas y otras enfermedades se relacionan directamente con nuestra dieta.

¿Te has dado cuenta de que fácil sería prevenirlas si consiguieses nutrirte adecuadamente cada vez que comes? Tu comida es algo que está bajo tu control.

Cada vez que vayas a comer presta atención a si ese alimento te da o te quita energía y como te vas a sentir después de hacerlo.

¡Tu salud te lo agradecerá.!


4 de marzo de 2016

La Buena Salud de la mano de tu Coach

Gozar de buena salud no se trata únicamente de no estar enfermo.
Estar saludable es un concepto mucho más extenso que el mero bienestar. Es aquel estado que se transmite a tus células, tus órganos, tu sistema circulatorio, tus neuronas y que te permite tener la energía necesaria para desarrollar tus proyectos, cultivar tus relaciones y maximizar tu vitalidad.

Sin embargo en el día a día arrastramos síntomas que continúan estando estigmatizados en nuestra sociedad como la inseguridad, el estrés, el cansancio, etc. y que nos conducen a los malos hábitos. Hábitos como la ansiedad por comer, la preocupación, y otras adicciones que, a su vez, nos ocasionan trastornos físicos de diversa índole.

La salud, desde el concepto del Coaching. podría definirse como el resultado de las acciones que te llevan a sentirte con ganas y energía para afrontar tu propia vida. Tener vitalidad suficiente para contribuir al funcionamiento y la mejora de tus propios planes, y el cuidado de lo que más quieres.

Los tiempos cambian vertiginosamente ofreciéndonos múltiples soluciones de todo tipo para nuestro físico, nuestra desconexión o placer. Alternativas rápidas, diversas, cómodas pero que aun no son suficientes para hacernos sentir saludables o libres de dolor, ya que muchas veces la principal barrera hacia esa salud que perseguimos, somos nosotros mismos y nuestras conductas.

La buena noticia es que el conocimiento del bienestar y la salud humana avanzan. Ya no es necesario pasarse años justificándose encerrados en excusas como “yo soy así”, “se que tendría que dejarlo” , "cuando lo necesite cambiaré", etc. Ahora puedes descubrir que se esconde detrás de estas afirmaciones, identificar las creencias más limitantes sobre uno mismo que están condicionando la propia salud y que son el mayor obstáculo para desplegar tu potencial más saludable.

Y ¿que papel juega el Coach en ello?

El Coach de Salud es un nuevo profesional que acompaña en el proceso de optimizar tu salud, que ayuda a confrontar tus propias contradicciones  y te sirve de guía para vivir un estilo de vida más coherente, positivo y satisfactorio.

Un estilo de vida coherente significa vivir sin estrés, con propósito, en una vida ordenada y que tenga sentido para cada persona, para ti,  y que te permita sentirte con energía y mantenerte lejos de la enfermedad.




Caer en la trampa  de “ya se como adelgazar,”, “cuando quiera dejo de fumar”, “no tengo tiempo”, “soy demasiado egoísta”, etc. es algo ya superado en este espacio, porque cuidar de uno mismo es lo mejor que se puede hacer para favorecer a los demás y a nosotros mismos.

Aplazando aquello que es más importante para nosotros y nuestra salud, solo estamos empeorando las cosas para cuando sea mas difíciles de cambiar o ya casi imposibles. Ocurre como cuando con el coche avanzamos por un camino largo y cómodo pero por el que sospechamos que no vamos a llegar buen sitio. Con seguridad, el regreso al buen camino será mucho más largo y complicado.

Ser consciente de lo que quieres mejorar en tu salud, hacerte las preguntas adecuadas y tomar acciones acordes a los descubrimientos, equivale a encontrar el camino hacia tu propia salud.

¿Conoces tus preocupaciones actuales con respecto a tu salud? ¿Sabes cual es  el primer paso que necesitarías dar?

Consulta a tu Coach de salud y comienza a descubrir un camino que te ayudará a conseguir aquello que necesitas para llevarte a ti y a tu salud, a un nivel superior.


¡Los resultados te sorprenderán!.

3 de marzo de 2016

Como afecta el mal carácter a tu salud

En algunos momentos se ha malentendido el "tener carácter" como sinónimo de rudeza, prepotencia u obstinación pero estas actitudes te traerán de todo menos un buen carácter.

Una persona con un carácter saludable es aquella que tiene retos constantes pero no contra los demás, sino consigo misma. Cada reto personal es una manera de forjar un carácter firme y decidido, incapaz de detenerse ante los obstáculos, de lamentarse por el cansancio o cuando las cosas salen mal.

El “mal carácter” por el contrario, puede marcar la diferencia entre vivir o “no vivir”, entre la salud y la enfermedad.  El mal carácter actúa infundiendo miedo a los demás, pero el efecto que origina se asimila al disparo de un cañón que siempre tiene efecto de rebote, como la culata de un rifle y acaba dañando a uno mismo y a su entorno.

La palabra carácter deriva del latín character que significa esculpir, tallar, pintar. 
Se trata de saber como auto- tallarse, esculpirse, controlarse, etc. Pero no esperes que los demás te soporten o te cambien, esta es una labor que conseguirás sólo desde el trabajo contigo mism@.

Respuestas fisiológicas del “mal carácter”

Nuestra sociedad hedonista intenta por todos medios acabar con las emociones negativas.  Y curiosamente, una forma de ocultar las emociones negativas es a través del “mal carácter”. 
Así, muchas personas se encuentran en permanente estado alterado para no mostrar su verdadero dolor emocional, pero tarde o temprano éste les pasará  factura.

Por otro lado, las emociones negativas que genera el mal carácter se van acumulando en nuestro “depósito interior” y este puede desbordarse dando lugar a otras formas de expresión del cuerpo como alergias, trastornos gastrointestinales,  psoriasis, etc. u otros efectos más subjetivos: fobias, ansiedades, hábitos compulsivos, etc.

Si te has dado cuenta, cuando te enfadas, después del incidente te quedas alterado, tembloroso. Por supuesto que la otra persona puede estar peor que tu y puede alejarse como medida preventiva. En cambio, si estas siempre en contacto con la/s persona/s afectada/s será un calvario permanente, que termine generando efectos secundarios en tu estado de ánimo y tu vida.

Remodelado de conductas

En los procesos de Coaching trabajamos con la Programación Neurolingüística, y creemos que todas estas situaciones son reversibles. Que los pensamientos negativos que derivan en conductas insanas como el “mal carácter”, pueden venir dadas por percepciones erróneas de las experiencias del pasado que nos generan  “anclajes negativos”. 

Por ejemplo: una niña es castigada en la despensa de pequeña, lugar oscuro y lleno de comida lo que le genera “miedo”, para liberar esa emoción negativa comienza a comer. Ahora cuando esta niña siente miedo come compulsivamente. Otro ejemplo: una mujer se irrita al tener que dar órdenes. Una experiencia del pasado en la que sufrió un grave enfrentamiento en el colegio dañando su autoestima le hizo angustiarse mucho, conectando su furia actual con miedo a “no ser escuchada”.

Mediante el proceso de coaching podemos reconocer las emociones negativas y desmontar las creencias y temores que limitan nuestra felicidad, mejorando nuestro carácter e impactando en nuestras relaciones y nuestras metas de bienestar.

Mediante la escucha a uno mismo y la indagación apreciativa nos volvemos más conscientes, más capaces y, sobre todo, disolvemos nuestras estructuras mentales rígidas para poder cambiar. 

Si ya son varias las personas te han dicho que tienes “mal carácter” y quieres evitarte sufrimientos, sería bueno que tomes cartas en el asunto. Tu bienestar y calidad de vida, están en juego.

Un proceso de Coaching de salud tiene como fin mejorar el bienestar de la persona de manera integral, introduciendo una serie de cambios que pueden llegar a suponer un giro de 180º en su vida, como de la noche al día y en función de los objetivos de salud emocional que la persona quiera alcanzar.

Como siempre la mejor forma de entender algo es experimentarlo!. 



Imagen de: es.disney.wikia.com 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...